¿Porque no deben usar gorras o sombreros en la iglesia o templo?


El no usar sombrero (o gorra) en la iglesia es parte de los buenos modales y la etiqueta pero sobre todo es un acto de reverencia ante Dios, y eso es importante. No significa que el que mantiene su sombrero o gorra en la iglesia no sienta reverencia hacia Dios pero es propio que se demuestre por medio de quitarse el sombrero.

Etiqueta:

Un hombre debe quitar su sombrero afuera (y adentro):

1. Cuando es introducido a alguien, o cuando se está despidiendo de una dama, anciano, amigo o;
2. como saludo cuando esta pasando a alguien que conoce, particularmente una dama, en la calle, (en algunos casos levantar o tocar el sombrero y haciendo en leve gesto de inclinación puede ser utilizado en vez de quitar el sombrero, como una gesto de paso);
3. mientras está conversando con alguien, particularmente con una dama, persona mayor, o un miembro de clero (pastor, padre, sacerdote ó líder religioso);
4. mientras se está tocando el Himno Nacional, o cuando la bandera del país está pasando;
5. en un funeral o en presencia de una procesión funeral
6. cuando se está hablando de alguna mujer virtuosa o de on ser querido que ha fallecido.

El hombre debe tocar o levantar su sombrero:

1. cuando está caminando con un amigo quien pasa una dama que solo el amigo conoce;
2. cada vez que una dama no conocida le agradece por algún servicio o asistencia;
3. cada vez que se excusa ante una dama desconocida., tal como cuando accidentalmente la estorba o choca con ella en un grupo, o cuando pide perdón pasando por un lugar apretado o cuando está forzado a pasar entre dos personas conversando, particularmente si una de ellas es una dama o señorita.
4. cada vez que un extraño le muestra cortesía a una dama la cual tu estás acompañando, tal como cuando un hombre o mujer recoge algo que a ella se le haya caído, o cuando un hombre abre la puerta para que ella pase o le ofrece su asiento;
5. cuando le preguntas a una dama (o anciano) por direcciones.

Adentro, un hombre siempre debe remover su sombrero (particularmente en una casa, iglesia, corte, o restaurante) excepto en:

1. edificios públicos tales como estaciones de trenes o oficinas de correos;
2. en el recibidor principal de una ‘salon’ o tienda general;
3. mientras está sentado en una mesa de almuerzo en un café;
4. en pasillos de entrada o corredores de los edificios de oficinas, u hoteles;
5. en elevadores públicos o en edificios de oficina, a menos que una dama esté presente;
6. se está cargando paquetes, correo o bolsas y ambas manos están ocupadas al entrar.

La Biblia:

En la cultura norteamericana a las damas se les permite mantener su sombrero (no gorra) puesto cuando estan dentro de la iglesia. La costumbre antigua (la cual considero muy apropiada) es que las damas utilizan velo para asistir a la iglesia. Algunas damas en paises latinos todavia utilizan velos sobre sus cabezas asistir a las misas católicas y algunas iglesias evangelicas requieren que las damas utilizen velo en la iglesia. La Biblia enseña que es propio que la mujer mantenga una cubierta sobre su cabeza mientras está en la reunión de la iglesia. Con los cambios culturales eso ya no se usa mucho pero no está mal que se haga. Sin embargo la Biblia enseña que el varón no debe tener nada sobre su cabeza mientras esta en la congregación. (Leer 1 Corintios 11).

Todo lo anterior tine mucho que ver mas con la educación, modales etiqueta, principios y cultura en que se desenvuelve cada individuo ya que espiritualmente no es delito de pecado. en Israel es propio por ejemplo que los rabinos utilicen una especie de sombrerito que les cubre parcialmente la cabeza y eso era usado aun en tiempos de Jesús.

Todo lo que respecta a lo que vestimos y como devemos hacerlo dentro de la congregación, esta mas ligado al testimonio que debemos de mostrar como cristianos, teniendo presente que lo que vistamos no es relevante en el aspecto de si cometemos o no pecado al hacerlo, si no mas bien; sobre como se afecta a nuestro hermano pequeño en la fe o a nuestro prójimo que aun no gusta de la gracia de Cristo.