¿Qué es la salvación? ¿Qué es la doctrina cristiana de la salvación?

La salvación es la liberación de un peligro o un sufrimiento. Salvar es liberar o proteger. La palabra contiene la idea de victoria, salud, o preservación. Algunas veces, la Biblia usa las palabras “salvo” o “salvación” para referirse a algo temporal, liberación física, como la liberación de Pablo de la prisión (Filipenses 1:19).

Con más frecuencia, la palabra salvación se refiere a una eterna liberación espiritual. Cuando Pablo le dijo al carcelero de Filipos lo que debía hacer para ser salvo, él se estaba refiriendo al destino eterno del carcelero (Hechos 16:30-31). Jesús iguala el ser salvo con la entrada al reino de Dios (Mateo 19:24-25).

¿De qué somos salvados? En la doctrina cristiana de la salvación, somos salvados de la “ira”; esto es, del juicio de Dios al pecado (Romanos 5:9; 1 Tesalonicenses 5:9). Nuestro pecado nos ha separado de Dios, y la consecuencia el pecado es la muerte (Romanos 6:23). La salvación bíblica se refiere a nuestra liberación de las consecuencias del pecado, y por lo tanto, implica la remisión del pecado.

¿Quién realiza la salvación? Sólo Dios puede quitar el pecado y liberarnos del pago del pecado (2 Timoteo 1:9; Tito 3:5).

¿Cómo salva Dios? En la doctrina cristiana de la salvación, Dios nos ha rescatado a través de Cristo (Juan 3:17). Específicamente, fue la muerte de Jesús en la cruz y Su subsiguiente resurrección lo que logró nuestra salvación (Romanos 5:10; Efesios 1:7). La Escritura es clara, en que la salvación es el bondadoso e inmerecido regalo de Dios (Efesios 2:5, 8) que sólo está disponible a través de la fe en Jesucristo (Hechos 4:12).

¿Cómo recibimos la salvación? Somos salvados por la fe. Primero, debemos oír el evangelio—las buenas nuevas sobre la muerte y resurrección de Jesucristo (Efesios 1:13). Después, debemos creer—confiando totalmente en el Señor Jesucristo (Romanos 1:16). Esto incluye el arrepentimiento, un cambio de mentalidad acerca del pecado y de Cristo (Hechos 3:19) y el confesar el Nombre del Señor (Romanos 10:9-10).

Una definición de la doctrina cristiana de la salvación sería: “La eterna liberación espiritual que Dios concede a aquellos que aceptan Sus condiciones de arrepentimiento y fe en el Señor Jesús.” La salvación únicamente se obtiene a través de Jesucristo (Juan 14:6; Hechos 4:12), y depende sólo de Dios para su provisión, garantía y seguridad.

Homosexualidad… Amor o Pecado?


Conocemos a Dios Padre como ”Dios de Amor”. Pero la ignorancia de la humanidad Lo inculpan de las cosas malas que pasan en la vida; obviamente desconociendo la verdadera característica de El.

En la Biblia podemos encontrar su característica perfecta del amor: Juan 3: “16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Esta explícito que si Dios quiere lo mejor para nosotros como darnos vida eterna y ese es su ideal porque nos hizo a su imagen y semejanza, entonces como podemos creer basado en este principio de Juan 3:16 que va a crear algo en contra de si mismo y que quiera condenar como por ejemplo la homosexualidad, esto contradice su misma naturaleza. Desde el principio este fue el ideal de Dios: la pareja perfectamente formada por el varón y la hembra, pues así los formó.

Genesis 1: “27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. 28Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.
Genesis 5: “1Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. 2Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados”.

Otra evidencia de que lo bueno solo viene de El, la encontramos en: Santiago 1: “12Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. 13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 14sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. 15Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.16Amados hermanos míos, no erréis. 17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. 18El, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas”.

• Concupiscencia: Apetito y deseo, generalmente desordenado y especialmente de placeres deshonestos. Ambición, avidez, codicia, incontinencia, sensualidad y liviandad. (tomado de: http://www.diccionarios.com/index.phtml)

Como podemos ver, Dios es bien claro en sus ideas y expectativas hacia nosotros, pero lamentablemente vivimos en una sociedad que no sabe todavía diferenciar entre lo bueno y lo malo, considerando lo malo como aquello que nos perjudica y nos aparta de Dios, ósea el pecado. Según La Palabra de Dios, el pecado es aquello que nos aparta de Dios: Romanos 6 “23Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

• Pecado: Trasgresión voluntaria de la Ley de Dios o de algún precepto de la iglesia. Acto continuado o costumbre de pecar. El que destruye la gracia en el alma y hace al hombre digno de la pena eterna. Aquel que quebranta la Ley involuntariamente, con ignorancia no culpable. Acto carnal contrario a la generación. El de sodomía. Exceso o defecto en cualquier línea. Culpa, Falta, yerro, debilidad. (tomado de: http://www.diccionarios.com/index.phtml)

Proverbios 14: “8La ciencia del prudente está en entender su camino; Mas la indiscreción de los necios es engaño. 9Los necios se mofan del pecado; Mas entre los rectos hay buena voluntad…12Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte”.

Romanos 6: “12No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; 13ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia”.

La sociedad que quiere vivir a su manera, sin tomar en cuenta la voluntad de Dios para sus vidas, llegando a creer que Dios ha creado al homosexual, que se nace con esa condición, supuestamente. Esto no es posible ya que el mismo nos deja saber en: Números 23: “19Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta” , por lo tanto encontramos a través de su Palabra que condena este comportamiento:

1 Corintios 6: “9¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (homosexuales), 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.”

La historia nos relata que Sodoma y Gomorra fueron ciudades destruida por Dios a consecuencia de sus pecados (1 Pedro 2:4-1). Sodoma, fue una de las ciudades de la llanura situada cerca al Mar Muerto, junto con Adma, Gomorra, Zeboim y Zoar (Gn 13.10; 14.2; 19.16). Debido al episodio relatado en Gn 19, su nombre se convirtió en sinónimo de vicios, degradación y juicio divino (Is 1.9–10; Jer 23.14; Ez 16.46; Mt 10.15; Lc 17.29).
Isaias 3: “9La apariencia de sus rostros testifica contra ellos; porque como Sodoma publican su pecado, no lo disimulan. ¡Ay del alma de ellos! porque amontonaron mal para sí”.

Genesis 18: “20Entonces Jehová le dijo: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, 21descenderé ahora, y veré si han consumado su obra según el clamor que ha venido hasta mí; y si no, lo sabré”.

Genesis 19: “1Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, 2y dijo: Ahora, mis señores, os ruego que vengáis a casa de vuestro siervo y os hospedéis, y lavaréis vuestros pies; y por la mañana os levantaréis, y seguiréis vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche. 3Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron. 4Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el más joven hasta el más viejo. 5Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos. 6Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí, 7y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad. 8He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado. 9Y ellos respondieron: Quita allá; y añadieron: Vino este extraño para habitar entre nosotros, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, a Lot, y se acercaron para romper la puerta. 10Entonces los varones (los ángeles) alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta. 11Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta. …23El sol salía sobre la tierra cuando Lot llegó a Zoar. 24Entonces Jehová hizo llover desde los cielos azufre y fuego sobre Sodoma y sobre Gomorra; 25y destruyó las ciudades y toda aquella llanura, con todos los habitantes de aquellas ciudades y el fruto de la tierra”.

Judas 5: “5Quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron. 6Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propio hogar, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día. 7También Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra la naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”.

Como se puede apreciar en los relatos y versículos anteriores, Sodoma es destruida por Dios por los pecados reinantes, sobretodo el de la homosexualidad; y de los cuales la gente no tenía ningún tipo de arrepentimiento, por esto Dios no veía justo en la ciudad mas que a Lot y a su familia que eran temerosos y obedientes a El.

De allí surge la palabra “Sodomía”:
• Coito anal: la Biblia condena la sodomía. Relación sexual entre hombres: la sodomía era frecuente en la antigua Grecia. (tomado de: http://diccionarios.elmundo.es/diccionarios/cgi/lee_diccionario.html?busca=sodomia&diccionario=1)

• Concubito entre personas de un mismo sexo o pecado contra natura. Relacionado con la palabra pederastia (abuso deshonesto cometido contra los niños – homosexualidad masculina activa). (tomado de: http://www.diccionarios.com/index.phtml)

• Perversión sexual contra natura || Homosexualismo (tomado de: Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado)

• Concubito entre varones o contra el orden natural. Sodomita: natural de Sodoma; que comete sodomía. (tomado de: http://buscon.rae.es/ntlle/SrvltGUIMenuNtlle?cmd=Lema&sec=1.0.0.0.0.)

Romanos 1:26-27, “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío”.
Homosexualidad:
• Inclinación manifiesta u oculta hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo. Practica de dicha relación. (tomado de: http://www.diccionarios.com/index.phtml)
• Que tiene afinidad sexual por las personas de su sexo. (tomado de: Diccionario Pequeño Larousse Ilustrado)
• Inclinación hacia la relación erótica con individuos del mismo sexo. Práctica de dicha relación. (tomado de: http://buscon.rae.es/diccionario/drae.htm)

Aquí podemos ver la opinión del Rev. Mario Garcia, J.D., D.R.E., M.B.A., L.C.P.C., DAP , experto en conserjería y conocedor de la Palabra de Dios nos comenta: “La Biblia en varios pasajes, incluyendo el de Romanos 1:26-27 sobre “el uso natural” de la mujer, nos enseña que el sexo anal se clasifica como “Sodomía.” Aunque muchos interpretan que la sodomía solo se refiere al acto homosexual, podemos a través de la historia Bíblica considerar que no existe aprobación divina para este acto. Al contrario, si vemos este asunto científicamente, la mujer es la única, de la raza humana, que Dios le regaló una parte en su cuerpo con el solo propósito de estimulo sexual para el orgasmo, el “clítoris.” Desde luego, que naturalmente no hay forma que el hombre pueda penetrar a la mujer analmente y que su masculinidad estimule el clítoris, en forma natural”.

Consideramos entonces que la homosexualidad no es mas que una conducta adquirida o una herencia espiritual, añadiendo que recientes estudios científicos comprueban que este no es un carácter que se podría encontrar en el componente genético de ningún ser humano; por supuesto dejando afuera la condición de personas hermafroditas que si nacieron así.

La Homosexualidad no se puede descriminar, puesto que no se trata de razas etnicas o nacionalidad, se trata de actitud o comportamiento y por lo tanto puede se definitivamente confrontado con la verdad que es un pecado ante los ojos de Dios, llegando a la conclusión que el amor esta muy lejos del pecado y que Dios indudablemente desea que llevemos una vida alejada de las actitudes que no le agradan. Esta claro que Dios ama al pecador y por lo tanto establece: 2 Timoteo ” 4el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 5Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo”.
Este amor perfecto solo puede ser adquirido a través de recibirlo a El en nuestras vidas mediante su hijo Jesús. Si consideramos el siguiente versículo, Salmos 32: ”5Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado”.

Salmos 51: “10Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí”.