LOS DIACONOS PUEDEN SER ANCIANOS O PASTORES

Es sobre 1 Timoteo 3:13 en cuanto a los diáconos. Cuando allí se dice que los que ejercen bien el diaconado ganan un grado honroso, ¿significará esto que por su buen trabajo los diáconos deber ser premiados con la promoción a Ancianos y más tarde con la promoción a Pastores? O es que unos son llamados a ser diáconos y otros son llamados a ser Ancianos y otros son llamados a ser Pastores.

Comienzo a dar respuesta a su consulta leyendo el texto que se encuentra en 1 Timoteo 3:13 donde dice: “Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.”

Este es un fuerte incentivo para ejercer bien el diaconado. Los buenos diáconos ganan dos cosas.

Número uno, ganan para sí un grado honroso. Esto significa un cada vez más creciente respeto entre los creyentes de una iglesia local.

Número dos, ganan mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. Esto significa que cada vez tendrán más y más oportunidades de ministerio para el Señor.

Esto es lo que en esencia enseña este texto. No tiene por tanto nada que ver con que por su buen desempeño un diácono debe ser premiado promoviéndole al oficio de Anciano.

Incidentalmente, el Nuevo Testamento no presenta al oficio de Anciano y al oficio de Pastor como dos oficios diferentes. La palabra Anciano es sinónimo de la palabra Pastor y sinónimo de la palabra Obispo. Es decir que cuando se habla de Anciano, Pastor u Obispo se está hablando del mismo oficio.

Según Filipenses 1:1 en la iglesia local deben haber Obispos, diáconos y santos. Eso es lo que dice el texto. Ponga atención “Pablo y Timoteo, siervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los obispos y diáconos”

Este texto presenta la estructura más básica de una iglesia local. Esta formada por los santos, es decir los creyentes, de entre ellos se levantan los Obispos y también los diáconos.

Observe que no se mencionan Ancianos ni Pastores ¿Por qué? Pues porque Ancianos y Pastores son palabras sinónimas, es decir que significan lo mismo que Obispos.

Muy bien. Entonces para que un creyente sea reconocido como Anciano en la iglesia local no necesariamente debe primero ser diácono en esa iglesia local. Los Ancianos llegan a ser tales por cumplir con los requisitos que aparecen en 1 Timoteo 3:1-7.

Ninguno de los requisitos que se mencionan dice algo como: Debe ser primero un buen diácono. Es posible que alguien siendo diácono sea después reconocido como Obispo, Anciano o Pastor. Pero será porque cumple con los requisitos de carácter que aparecen en 1 Timoteo 3:1-7 mas no porque ha sido un excelente diácono. Un creyente perfectamente puede ser Anciano sin nunca haber sido diácono.