LA MUJER NO DEBE ENSEÑAR EN LA CONGREGACION

En relación con el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Corintios 14: 34-35, ¿Es solo para los creyentes de esa época y de ese lugar, o para todos los creyentes en general en cualquier época? Explíqueme también el versículo 38 del mismo capítulo.

Leamos el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Corintios 14:34-40, dentro de lo cual está el versículo 38 que es de interés para Usted. Dice así: “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado? Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Mas el que ignora, ignore. Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar en lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden.”

Este pasaje bíblico, establece una clara limitación a la participación pública de la mujer en el contexto de una iglesia local. Debido a que este pasaje bíblico en particular está dentro de la enseñanza de Pablo acerca del uso del don de lenguas, es lógico pensar que Pablo está prohibiendo que la mujer hable en lenguas en la iglesia local.

Pablo instruye en el sentido que si una mujer quiere aprender algo, debe preguntar en casa a su marido porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. Pablo estaba seguro que una enseñanza así iba a levantar gran polvareda en la iglesia de Corinto, por eso dice que si alguno se considera un genuino profeta o si alguno se considera espiritual reconocerá inmediatamente que esta enseñanza de Pablo proviene en realidad del Señor Jesucristo.

Los que no reconozcan la autoridad del Señor en la enseñanza dada por Pablo, no son dignos que se les reconozca como genuinos profetas o como personas genuinamente espirituales.

Esto es lo que significa el versículo 38 cuando dice: Mas el que ignora, ignore. Una mejor traducción sería: Mas el que ignora, sea ignorado. O como traduce la versión Dios Habla Hoy: “Y si no lo reconoce, el Señor tampoco lo reconoce a él”

Muy bien. La pregunta del millón es la siguiente: Esta enseñanza se aplica solo a iglesia de Corinto y solo para la época cuando les escribió el Apóstol Pablo, o se aplica a todas las iglesias y en cualquier época.

Sobre esto, no existe unidad de criterio ni entre los intérpretes bíblicos ni entre las iglesias.

En cuanto a mí, y reconociendo que no todos estarán de acuerdo conmigo, estoy convencido que es un principio general válido para todas las iglesias y para todas las épocas de la iglesia. He llegado a esta conclusión tanto por lo que dice el pasaje bíblico que ya ha sido leído anteriormente como el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Timoteo 2:11-12 donde dice: “La mujer aprenda en silencio con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio”

Las mujeres no han sido llamadas a ocupar el oficio de maestro en la iglesia local. La función de las mujeres en la iglesia local, debe limitarse a lo que dice este texto, es decir, a aprender en silencio.

Las mujeres pueden tener el don de enseñanza, pero deben usar ese don ajustándose a las limitaciones que impone el Nuevo Testamento. Es decir podrán enseñar a otras mujeres, podrán enseñar a los niños, podrán enseñar uno a uno, pero cuando la iglesia está reunida, la mujer debe refrenar el uso de su don de enseñanza. Este es el motivo por el cual las mujeres no deben ocupar el púlpito ni para predicar ni para enseñar, ni para liderar en la iglesia local.

Reconozco que esta posición se va haciendo más impopular cada día, especialmente ante el avance impetuoso del movimiento de igualdad de los sexos y de la liberación femenina. Pero a pesar de ello, es necesario mantenerse en lo que la Biblia enseña. Después de todo, no siempre la interpretación gramático, histórico y literal de la Biblia ha sido aclamada por las masas.

¿LA MUJER DEBE CUBRIRSE CON UN VELO O MANTO?

Bueno, Ud. ha tocado un tema tabú en el cristianismo evangélico. Muy poco se habla en nuestras iglesias acerca de este interesante tema. Me refiero al velo de las mujeres.

El pasaje bíblico sobre este asunto se encuentra en 1ª Corintios 11:2-16 que aunque es un tanto largo bien vale la pena que lo leamos.

1ª Corintios 11:2-16 dice: “Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones tal como os las entregué. pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza. pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado. porque si la mujer no se cubre, que se corte también el cabello; y si el es vergonzoso a la mujer cortarse el cabello o raparse, que se cubra. porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles. pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer si el varón, porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios. Juzgad vosotros mismos: ¿Es propio que la mujer ore a Dios sin cubrirse la cabeza? La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello? por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello. Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.”

En este pasaje bíblico es muy obvio que Dios ha establecido cierto orden en el universo, cierta cadena de autoridad que es importante que no solo se reconozca sino también que se cumpla.

Dios es la cabeza de Cristo, Cristo es la cabeza del varón y el varón es la cabeza de la mujer. La cabeza provee de dirección al cuerpo.

Ser cabeza significa entonces alguien que provee de dirección y los que están bajo la cabeza necesitan someterse a ella. Este es un principio que no aparece solamente en este pasaje bíblico en particular sino en algunos otros más. Se trata simplemente de una cuestión de orden en el universo, y de ninguna manera significa que el hombre es superior a la mujer o que la mujer es inferior al hombre.

Este principio no solamente debe ser respetado sino que también debe manifestarse de una forma visible. por eso es que el pasaje leído dice que la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza. Una señal es algo visible para todos, algo que todos lo pueden apreciar con los ojos.

El asunto funciona de esta manera: Cuando el varón está delante del Señor orando o profetizando no debe cubrirse la cabeza, porque si lo hace sería equivalente a afrentar o deshonrar a su cabeza que es Cristo.

Esta es la razón por la cual los hombres casi por instinto, se quitan la gorra o el sombrero o cualquier cosa que tengan sobre su cabeza cuando oran o cuando predican o cuando simplemente entran al lugar donde se congrega una iglesia local.

Esta es la forma como el hombre reconoce y manifiesta visiblemente su apoyo al hecho que Cristo es su cabeza.

¿Y la mujer? pues pablo dice que la mujer reconoce y manifiesta visiblemente que su cabeza es el varón cuando al estar ante el Señor orando o profetizando cubre su cabeza. La cobertura es algún objeto visible, bien puede ser un velo o un manto o un sombrero, etc.

Si una mujer se presenta al Señor para orar o profetizar con su cabeza descubierta, sería equivalente a afrentar o deshonrar su cabeza que es el varón. Esto es en esencia lo que dice este pasaje en su primera parte.

pero pablo prosigue mostrando que esta sencilla práctica de no cubrirse la cabeza por parte del hombre cuando ora o profetiza y de cubrirse la cabeza por parte de la mujer cuando ora o profetiza, ilustra algunas cosas importantes.

primero, ilustra el orden en la creación. El varón fue creado antes que la mujer. El varón no procede de la mujer sino la mujer del varón. El varón no fue creado por causa de la mujer sino la mujer por causa del varón. Todas estas cosas son realidades que con el paso del tiempo como que tienden a ser olvidadas y más aún cuando se levanta una fuerte corriente que tiende a eliminar las diferencias entre los sexos y las diferencias entre los roles o funciones del hombre y la mujer. La mujer piadosa se cubre la cabeza cuando ora o profetiza en señal de que sabe y está de acuerdo en que ella no es la cabeza del varón sino la ayuda idónea para el varón.

Segundo, ilustra el hecho de que el varón es la imagen y gloria de Dios, pero la mujer es gloria del varón. En la creación, Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre un ser viviente. pero con la mujer no sucedió lo mismo.

La Biblia dice que Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. por eso dice pablo que la mujer es gloria del varón.

Cuando la mujer cubre su cabeza cuando ora o profetiza está reconociendo este hecho importante.

Tercero ilustra el buen orden que debe existir en la iglesia local ante la presencia de los ángeles. El hecho que una mujer que no se cubra la cabeza en las reuniones de la iglesia local es interpretada por los ángeles que observan la conducta de los creyentes en el sentido que aquella mujer se resiste a reconocer que su cabeza es el varón.

pablo prosigue haciendo un paréntesis para señalar que todo lo que viene diciendo no es para afirmar que el varón es superior a la mujer. por eso dice que en el Señor ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón. Esto se hace evidente cuando es obvio que así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer. pablo termina su exposición afirmando que los mismos creyentes de Corinto veían mal que una mujer ore o profetice con la cabeza descubierta.

Aún la naturaleza daba por decirlo así, una lección objetiva que apoya al hecho de que el hombre no se cubra la cabeza cuando ora o profetiza y que la mujer se cubra la cabeza cuando ora o profetiza.

La naturaleza enseña que es deshonroso que el hombre se deje crecer el cabello. ¿por qué? porque el hombre sabe que no debe cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza.

por el contrario, la naturaleza enseña que es honroso para la mujer dejarse crecer el cabello. ¿por qué? porque la mujer sabe que debe cubrirse la cabeza cuando ora o profetiza.

Luego de exponer sus razones pablo afirma que lo que ha dicho es la costumbre en las iglesias de Dios y que si alguien piensa lo contrario, que pablo no se va prestar para una discusión.

Esto es en esencia lo que el pasaje bíblico enseña. Es por este motivo que en muchas iglesias locales se tiene la costumbre de que las mujeres se cubran la cabeza cuando están en sus reuniones.

Reconozco sin embargo también que muchas iglesias locales no tienen tal costumbre. Tendrán sus razones para no tener esta costumbre. En todo caso no somos nosotros quienes debemos juzgar si hacen bien o hacen mal. No es prudente erigirnos en jueces de lo que practican las iglesias locales. Todos tenemos nuestro Juez y es el Señor Jesucristo.

LAS EXCELENCIAS DE LA MUJER MADRE


Ser mujer y ser madre es lo más excelente del género humano. Es cumplir con la doble misión que Dios encomendó a la mujer. Gn. 3.16; es hacer la voluntad divina. Por eso, Dios la dotó de virtudes propias de su sexo y he aquí lo que la Palabra revela acerca de este asunto:

1 – Una mujer madre es prudente. Sn Lc. 2.19. Todos los sucesos del hogar y de la vida familiar son guardados en completo secreto como cosas sagradas, especiales; no tienen por qué ser divulgados ligeramente. Ejerce su sabiduría con sabiduría. No habla mal de los suyos ni de los demás.

2 – Una mujer madre es obediente a Dios y a su esposo. 1ª P. 3.6; Gn. 18.12. El concepto de obediencia está muy deteriorado actualmente; pero debe prevalecer el consejo de la Palabra y su ejemplo. La obediencia se hace patente en el respeto mutuo de los integrantes del hogar.

3 – Una mujer madre es hábil para sortear los peligros. Ex. 2.26; Hch. 7.20. Jocabed tuvo la suficiente habilidad para tener escondido a su hijo durante tres meses y María llevó a su hijo a Egipto librándolo del peligro de la muerte, Sn Mt. 2.13:15.

4 – Una mujer madre es creyente fiel de las promesas de Dios. Sn Jn. 13.2:14; Sn Lc. 1.13:14. La bendición de fecundar en su propio cuerpo un nuevo ser viviente, es la evidencia de la fe en las promesas de Dios. La madre siempre debe creer a los dichos de Dios aunque parezcan sumamente difíciles.

5 – Una mujer madre es constante y paciente en la oración. 1º S. 1.9:28. Abnegación, lágrimas, sufrimiento, son ingredientes propios de la oración maternal. Antes del nacimiento, después del nacimiento, durante el crecimiento y aún en la edad adulta, el hijo será motivo de oración.

6 – Una mujer madre es consejera eficiente de su hijo. Pr. 31.2:9; Jue. 14.3. Aconsejar a los hijos es papel muy difícil; pero la madre tiene la virtud de saberlo hacer con la autoridad y la gracia necesarios. Previene acerca de los peligros con sus sabios consejos. Fuera bueno oirlas.

7 – Una mujer madre educa a sus hijos en el temor y conocimiento de Dios. Pr. 22.6; 2ª Ti. 1.5; 2ª Ti. 3.14:15. La mejor educación religiosa de los hijos la da la madre; si ésta no efectúa dicha labor, no habrá bases sólidas de dicha educación. Es la madre la que constantemente repite los versículos de la Biblia en el hogar; si no lo hace está perdiendo el tiempo de sembrar en el corazón de sus hijos la simiente de la Palabra de Dios.

Aún faltan por enumerar otras virtudes; pero bastan como ejemplos bíblicos para las madres de nuestro tiempo.
Que ellas puedan inspirarse en tan sublimes ejemplos y hagan patentes las excelencias morales y espirituales con que Dios las dotó.

Si aun esta casado segun las leyes con su mujer anterior…


Pregunta.

Un hermano en Cristo, pregunta: Partiendo desde el punto en que si una persona no creyente decide casarse con una mujer no creyente, tras un tiempo de vivir juntos y tener descendencia, esta persona se separa de su mujer y comienza a vivir con otra, (los motivos de la separacion no los conozco); con esta mujer tambien tiene hijos, despues de un tiempo de vivir con esta otra mujer con la que no esta casado legalmente pero que lleva una vida en pareja muy bien establecida, decide integrarse a la iglesia a traves del bautismo, y del mismo modo su mujer. Si aun esta casado segun las leyes con su mujer anterior, osea que no esta divorciado, ¿entonces que debemos hacer?

Querido hermano :

Este es una tema de mucha controversia en las iglesias de Cristo. Pero si usted se deja llevar por el espiritu de Cristo y no por tradicion o especulativa humana, el caso sera bastante claro.

Primero establecemos unas premisas:

PERDON:

Cuando Jesus se topo con una mujer adultera la Ley decia que ella deberia ser apedrada pero Jesus la perdono y ella siguio su camino. Podemos decir que Jesus violo la Ley de Dios? O es que Jesus nos esta enseñando que la misericordia pude mas? No es esto precisamente lo que el le critica a los Fariseos? Que tenian que aprender sobre la misericordia?

SALVACION:

La segunda premisa es que a nadie se le nego el bautizmo, unicamente fue Juan el que le nego a algunos bautizarse antes que presentaran obras de arrepentimiento. Tambien es importante el hecho de que no podemos añadir a nadie pre-requisitos o pos-requisitos a la salvacion.

La ley que se establece segun el estado para el matrimonio no necesariamente provee para lo que Dios establece que es el matrimonio.

EL PROBLEMA:

El problema es: Que hacemos con el que esta en pecado y se quiere bautizar? La polemica es que nosotros sabemos que Jesus dijo que el unico divorcio valido es por causa de fornicacion. Pero a Moises se le permitio dar certificado de dicorcio porque los corazones erna duros. A varios otros hombres de Dios se les permitio poligamia por la misma razon. Esto no significa que Dios aprobo la poligamia ni el divorcio, sino que Dios mismo no puede controlar lo que quiere la gente. Nosotros no estamos en ninguna posicion de imponerle algo a alguien que Dios mismo no impone.

Si ellos se afligieron de corazon y quieren la salvacion, quienes son ustedes para impedirle esto? Quizas, a medida que el espiritu santo les de conviccion, ellos busquen la restitucion que sus almas y conciencia quiera.
Pero es la fe de ellos la que los salva, no la fe que ustedes le impongan.

Si alguien se quiere divorciar, eso es problema de ellos, y Dios los juzgara en el ultimo dia segun sus acciones.
Si alguien se quiere casar, la misma actitud debe reinar. Lo bello es que ellos quieren estar en el Señor.

Le voy a a decir algo: Lo mas ridiculo que he oido de algunos hermanos es que dicen que estos deben de reunirse otra vez con sus respectivos conyuges anted de recibir el bautismo. No tan solo es un invento humano, extra-biblico, sino que una sugerencia necia y falta de entendimiento. Nunca oi de Jesus mandar tales requisitos para el perdon. El simplemente les dio el perdon, hasta a la mujer samaritana que tenia mas de un conyuge!!

En vez de preocuparnos por ser legalistas como lo hacian los Fariseos, debemos de ocuparnos por mostrar amor y misericordia, que es sobre lo que trata el Evangelio de Jesus.