Saber retirarse. El momento oportuno


“Tiempo es de actuar”
Salmos 119:126

Todo tiene su tiempo nos enseña El Espíritu Santo, por medio del Eclesiastés revelado a Salomón.

Saber retirarse a tiempo de ciertas situaciones es señal de madurez, saber retirarse a tiempo es entre otras cosas, saber callar cuando el momento lo demanda, saber dejar de hacer tal o cual asunto por amor a la mayoría. Reconocer nuestras limitaciones para ejercer un oficio, ministerio o actividad es sinónimo de crecimiento.

Muchos apostadores han perdido fortunas, después de haberlas ganado la misma noche en un casino, y todo por no saber retirarse a tiempo.

Aprendamos a ceder, el primer paso es dejar el orgullo a un lado. El segundo paso viene como consecuencia del primero, reconocer que no siempre tenemos la razón y que nuestras opiniones no son mandamientos Divinos, son sólo eso, opiniones y aun tengamos la certeza de que estas vienen de Dios, el mismo Señor ha dado a los hombres la facultad del libre albedrío, elegir o rechazar. Tanto así que Dios permite a los hombres le acepten o no.

Estemos dispuestos a colaborar en todo, pero no olvidemos que cooperar no significa imponer nuestras ideas, expresémoslas, si, pero siempre haciendo la salvedad que estas son tan solo sugerencias, recomendaciones que el o los receptores de las mimas darán o no importancia, observarán o simplemente rechazarán . Hay momentos incluso cuando es necesario ceder hasta la razón que tenemos

Vale la pena perder un puesto y no la vida y sobretodo la vida eterna .

Hoy es un buen día para cambiar de actitud.