Iglesia En El Milenio

Cuando Cristo venga por su iglesia, en lo que se llama el Rapto, en la tierra se entrará a la gran tribulación y después de la gran tribulación vendrá el milenio. ¿Bajará la iglesia juntamente con Cristo del cielo a la tierra para reinar con él en la tierra?.

Bueno, tan pronto la iglesia sea arrebatada por el Señor, en la tierra se iniciarán siete años de tribulación. Este tiempo está dividido en dos períodos de tres años y medio cada uno. El primero conocido simplemente como tribulación y que está descrito en Mateo 24:4-14. El segundo conocido como gran tribulación cuyo inicio tendrá lugar cuando se vea en el lugar santo del templo de Jerusalén, lo que la Biblia llama la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel. Esto está descrito en Mateo 24:15-28. Al final de la gran tribulación, ocurrirá, entre otros eventos, la segunda venida de Cristo. pero antes de entrar en detalles sobre esto, examinemos el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:16-17.

“porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Aquí vemos que una vez que la iglesia ha sido arrebatada, es para estar para siempre con el Señor. Ahora veamos qué es lo que sucederá con la iglesia cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez a la tierra. Recuerde que la iglesia estará con el Señor para entonces.

Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, leseguían en caballos blancos” Apocalipsis 19:14.

Estos ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio y montando en caballos blancos son todos los redimidos por la sangre de Cristo. No solo la iglesia, sino también los santos del Antiguo Testamento y los santos de la tribulación. Estos santos no vienen para ayudar a pelear a Jesucristo. El no necesita ayuda de ninguna naturaleza. Note que los santos vienen sin armas. Los santos vienen a reinar juntamente con Cristo en la tierra durante mil años, en lo que se conoce como el Milenio. pero no se confunda, reinar con Cristo en la tierra no es lo mismo que vivir con Cristo en la tierra, porque los santos no vivirán con Cristo en la tierra, sino en el cielo, eso fue lo que leímos en el pasaje bíblico sobre el arrebatamiento.

El autorDwigth pentecost en su libro Eventos del porvenir afirma lo siguiente en cuanto a esto: “Cuando el Señor regrese con su esposa a reinar, su lugar de morada no ha de quedar desocupada durante mil años. Mas bien, el lugar de habitación será transferido desde el cielo a una posición sobre la tierra. De este modo, Juan ve a la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios. Este lugar de morada permanecerá en el aire, para arrojar su luz, que es el brillo de la refulgencia del Hijo, a la tierra, de manera que las naciones sobre la tierra en el milenio andarán a la luz de ella”. Hasta aquí la cita de este autor con la cual coincido plenamente. Es decir que los santos no viviremos en la tierra durante el milenio, sino que estaremos reinando juntamente con Cristo en la tierra, pero desde nuestra morada eterna en la Nueva Jerusalén.

Originally posted 2011-11-07 03:26:07. Republished by Blog Post Promoter

Quienes van a habitar la tierra en el milenio


Para beneficio de todos nuestros, permítame comenzar diciendo que el milenio es un reino todavía futuro que durará 1000 años, sobre la tierra y se iniciará a partir de la segunda venida de Cristo.

De este reino nos habla la Biblia en Apocalipsis 20:4-6 que dice: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

El pasaje que ha sido leído acontecerá cronológicamente después de la segunda venida de Cristo, y después de lo que se llama el juicio a las naciones gentiles y el juicio a Israel.

Adicionalmente, al inicio del milenio, Satanás va a ser apresado, atado con una gran cadena y arrojado al abismo mientras dura el milenio. Durante el milenio, Jesucristo resucitado se sentará sobre el trono de David y eJeremiascerá dominio mundial como Rey de Reyes y Señor de Señores. Los santos del Antiguo Testamento, los santos del Nuevo Testamento y los santos de la Tribulación, estarán con cuerpos resucitados y glorificados cogobernando con Jesucristo como reyes y sacerdotes.

Muy bien, tenemos entonces un reino sobre la tierra que dura mil años, un rey que es Jesucristo y cantidad de reyes y sacerdotes que somos los santos resucitados de todos los tiempos hasta el fin de la Tribulación. Lo que nos falta saber es quienes serán los súbditos del reino. Bueno, para saberlo vayamos a dos textos importantes.

Primero, Mateo 25:31-34 y luego Mateo 25: 41.

Mateo 25:31-34 dice: “Cuando el Hijo del Hombre venga es su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

Ahora leo Mateo 25:41: “Entonces dirá también a los de la izquierda: apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”

Esto es lo que se conoce como el juicio a las naciones gentiles. Según estos textos, una vez venido por segunda vez, Jesucristo convocará a todas las naciones del mundo para juzgarlas. Como resultado del juicio habrá dos grupos. Unos a la derecha de Jesucristo, y otros a la izquierda de Jesucristo.

Los de la derecha son los salvos. Son seres humanos de carne y hueso que recibieron a Cristo como Salvador durante la Tribulación y por la gracia de Dios permanecieron vivos hasta el final de la Tribulación.

Los de la izquierda son los incrédulos. Son seres humanos de carne y hueso que rehusaron la invitación de Cristo para ser salvos. ¿Qué pasa ahora con estos dos grupos?

Observe. Los salvos son introducidos al reino preparado para ellos desde la fundación del mundo. Esto se refiere al milenio. Es decir que al milenio entrarán seres humanos de carne y hueso de entre todas las naciones, que confiaron en Cristo como Salvador durante la Tribulación y permanecieron vivos hasta el final de la misma.

En cambio, los incrédulos son excluidos del reino milenial y eventualmente tendrán su destino eterno en el fuego eterno preparado pasa el diablo y sus ángeles.

Ya tenemos entonces el primer grupo de habitantes del reino milenial. Son creyentes de todas las naciones, quienes recibieron a Cristo durante la Tribulación y permanecieron vivos hasta el final de la misma. Cuando decimos: de todas las naciones, exceptuamos a Israel, porque esta nación tiene un trato especial y de aquí sale el segundo grupo de habitantes del reino milenial.

Ezequiel 20:33-38 dice: “Vivo yo, dice Jehová el Señor, que con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado, he de reinar sobre vosotros; y os sacaré de entre los pueblos, y os reuniré de las tierras en que estáis esparcidos, con mano fuerte y brazo extendido, y enojo derramado; y os traeré al desierto de los pueblos, y allí litigaré con vosotros cara a cara. Como litigué con vuestros padres en el desierto de la tierra de Egipto, así litigaré con vosotros, dice Jehová el Señor. Os haré pasar bajo la vara, y os haré entrar a los vínculos del pacto; y apartaré de entre vosotros a los rebeldes, y a los que se rebelaron contra mí; de la tierra de sus peregrinaciones los sacaré, mas a la tierra de Israel no entrarán; y sabréis que yo soy Jehová”

Esto es lo que se conoce como el juicio a Israel. El Señor Jesucristo va a sacar a los israelitas de entre todas las naciones que se han refugiado para escapar de la furia de la Tribulación. Una vez reunidos los va a juzgar. Los que pasen la vara, entrarán al reino milenial. Los que no pasen la vara, quedarán excluidos del reino, lo cual significa que morirán y eventualmente serán arrojados al lago de fuego. Esto de pasar la vara se refiere simplemente a dividir a los israelitas entre creyentes y no creyentes.

Tenemos ya el segundo grupo de habitantes del milenio. Son seres humanos creyentes de carne y hueso, originarios de Israel, que recibieron a Cristo como su Salvador y Mesías durante la Tribulación y permanecieron vivos hasta el fin de la misma. Con esto se completan los habitantes del milenio.

Su pregunta fue: ¿Quienes habitarán la tierra en el milenio? La respuesta es: creyentes que recibieron a Cristo durante la Tribulación y permanecieron vivos hasta el final de la misma. Estos creyentes provienen tanto de Israel como de las naciones gentiles. Si uno se ubicara al inicio mismo del milenio, encontraría que todos los habitantes sin excepción son creyentes. Después, estos creyentes se casarán y tendrán sus hijos y recién allí habrá algunos incrédulos. Porque padres creyentes no procrean hijos creyentes.

Ser o no creyente es cuestión personal entre el individuo y Dios. No es cuestión de herencia. Los hijos de los que entren al milenio tendrán que recibir a Cristo como Salvador si desean llegar a ser ellos también creyentes.

SE VA A LLENAR LA TIERRA EN EL MILENIO

Asumo que cuando Ud. pregunta si se va a llenar la tierra en el milenio, Ud. se está refiriendo a si la tierra se va repoblar en el milenio. Para responder a su consulta, vamos a leer Jeremías 30:3 y después 19-20

Jeremías 30:3 dice: “Porque he aquí que vienen días, dice Jehová, en que haré volver a los cautivos de mi pueblo Israel y Judá, ha dicho Jehová, y los traeré a la tierra que di a sus padres, y la disfrutarán”.

Ahora leo los versículos 19-20 del mismo capítulo. “Y saldrá de ellos acción de gracias, y voz de nación que está en regocijo, y los multiplicaré, y no serán disminuidos; los multiplicaré, y no serán menoscabados. Y serán sus hijos como antes, y su congregación delante de mi será confirmada, y castigaré a todos sus opresores”

El contexto de este pasaje tiene que ver con el reino milenial. Dice el texto que Jehová hará multiplicar la gente y que no serán disminuidos. De modo que, en el milenio, la tierra va a ser repoblada a partir de los creyentes, tanto judíos como gentiles que entren al milenio. ¿Hasta que punto será repoblada? Pues, no se sabe con certeza. En mil años la tierra se puede llenar fácilmente porque no habrá enfermedad ni pobreza ni ignorancia que son los elementos que atentan contra la el aumento de población.

NACERAN BEBES EN EL MILENIO

¿Durante el milenio, seguirán dando a luz hijos las mujeres como en la actualidad?

Algo que nos va ayudar a captar de una mejor forma lo que será el milenio, es una mirada a la secuencia de algunos eventos que están por ocurrir.

Todo comienza con el rapto o el arrebatamiento de la iglesia, cuando todos los que hemos confiado en Cristo como nuestro Salvador seremos transformados y sacados de este mundo para encontrarnos con Jesús en las nubes, para estar siempre con él, siempre y cuando estemos vivos para cuando el arrebatamiento acontezca.

Si el arrebatamiento llegara a ocurrir después de que hayamos muerto, entonces primero resucitaremos e inmediatamente después seremos arrebatados por el Señor para encontrarnos con él en las nubes, para estar con el Señor para siempre. Esto es el arrebatamiento en esencia.

Esto significa que en el instante siguiente al arrebatamiento, sobre la tierra no habrá ni un solo creyente, ni muerto ni vivo. Todos los que moren en la tierra el instante siguiente del arrebatamiento serán incrédulos.

Sobre estos incrédulos sobrevendrá lo que la Biblia llama tribulación. Este es un período de siete años en el cual el Señor derramará sus juicios sobre la tierra y sus moradores. Durante la tribulación, Dios levantará 144.000 escogidos de entre su pueblo Israel, quienes proclamarán el glorioso mensaje del evangelio.

Como resultado de esta predicación masiva del evangelio de Cristo durante la tribulación, habrá muchos que responderán positivamente, recibiendo a Cristo como Salvador. La mayoría de estos creyentes durante la tribulación morirán como mártires en manos del Anticristo y sus huestes, pero habrá algunos permanecerán vivos hasta el final de la tribulación.

El último evento que ocurrirá en la tribulación, es la batalla de Armagedón. Las naciones del mundo se unirán bajo el liderazgo del Anticristo para pelear contra el Señor Jesucristo quien estará viniendo por segunda vez. El Señor Jesucristo ya no vendrá manso y humilde como en su primera venida sino que vendrá como Rey de Reyes y Señor de Señores y con vara de hierro para herir de muerte a sus adversarios.

Los que sobrevivan a esta batalla, entonces se presentarán delante del Señor a un juicio. Aquellos que hayan rechazado a Cristo como Salvador durante la tribulación, serán cortados de la tierra y aquellos que hayan recibido a Cristo como Salvador tendrán el privilegio de entrar al reino milenial de Cristo.

Vistos los eventos futuros de esta manera, tenemos entonces que los que entren al milenio como súbditos del Señor Jesucristo, quien será el rey, serán seres humanos de carne y hueso, redimidos por la sangre de Cristo, tal cual como somos nosotros ahora.

Esto significa que esas personas seguirán siendo esposos o esposas o hijos o hijas y no solo eso, sino que durante el milenio podrán casarse y tener hijos como cualquier pareja de creyentes hoy en día. Durante el milenio, la tierra se volverá a poblar partiendo de los creyentes que entren al mismo. Los hijos que nazcan durante el milenio necesitarán de salvación en Cristo, si desean pasar la eternidad junto a Dios en el cielo.

¿Habra salvacion en el Milenio?

Antes de responder, permítame explicar en breves términos el significado de la palabra Milenio. La palabra Milenio viene de las palabras latinas MILLE que significa mil y ANNUS que significa años. La palabra milenio como tal no se encuentra en la Biblia, pero esto no quiere decir que esta palabra no sea bíblica, porque su equivalente en griego, las palabras XILIA ETE, o mil años aparece seis veces en el pasaje de Apocalipsis 20:2-7.

La palabra milenio indica meramente un periodo de tiempo de mil años. pero cuando hablamos de milenio normalmente nos estamos refiriendo al reino mesiánico que durará mil años y se establecerá en la tierra con Jesucristo como Rey una vez que venga por segunda vez a la tierra. Durante este reinado milenial de Cristo en la tierra, se cumplirán todas las promesas hechas por Dios a la nación de Israel.

Cuando comience el milenio, todos los súbditos del reino serán seres humanos de carne y hueso redimidos por la sangre de Cristo, es decir salvos. Estos creyentes de carne y hueso que entrarán al milenio engendrarán hijos durante los mil años que dura este reino. Como consecuencia de esto, la población de la tierra aumentará considerablemente, pero los hijos de los creyentes que nazcan en el milenio no nacerán exentos de pecado y por tanto será vital que se les predique el evangelio durante el milenio para que estas personas de generaciones siguientes puedan tener la oportunidad de llegar a ser salvos. podemos entonces decir con propiedad que habrá salvación durante el milenio.

LOS MUERTOS EN EL MILENIO

¿Habrá resurrección de los que murieron en la tribulación durante el milenio?.

Para beneficio de todos nosotros, permítame iniciar con una corta definición de algunos términos que vamos a manejar al responder esta consulta.

Primero, la resurrección significa volver a la vida. La Biblia nos habla de dos tipos de resurrección. Una que es para vida eterna, para los que han recibido por fe la salvación que Dios ofrece al pecador y la otra que es para condenación eterna, para los que han rechazado la oferta de salvación que Dios ofrece al pecador.

Segundo, la tribulación, se refiere a un tiempo de siete años en el cual Dios derramará su juicio sobre el mundo incrédulo, buscando el arrepentimiento en su pueblo escogido Israel.

La tribulación comenzará tan pronto la iglesia de Cristo sea arrebatada y terminará tan pronto venga el Señor Jesucristo por segunda vez a la tierra. Durante la tribulación habrá predicación del Evangelio y habrá muchos que reciban a Cristo como Salvador, pero muchos de ellos tendrán que soportar el martirio a causa de su fe en Cristo.

En otras palabras, durante la tribulación morirán muchos creyentes. Además, como resultado de los juicios de Dios sobre la tierra, durante la tribulación morirán también muchos incrédulos.

Tercero, el milenio se refiere a un período literal de mil años que comenzará con la segunda venida de Cristo y en el cual Cristo será su rey. Será un tiempo de prosperidad en el cual Dios cumplirá todo lo que ha prometido a la nación de Israel en los diferentes pactos que él ha hecho con esa nación.

Hecha esta aclaración necesaria, su consulta tiene que ver con la resurrección de los que morirán durante la tribulación.

¿Cuándo acontecerá? ¿Será acaso durante el milenio? Recuerde que la Biblia habla de dos tipos de resurrección. Una para vida eterna y otra para condenación eterna.

Veamos cuando acontecerán. Apocalipsis 20:4-6 dice: “Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”

Un examen de la cronología de este pasaje bíblico demostrará que el evento relatado ocurre al final de la tribulación, justo cuando el Señor Jesucristo viene por segunda vez a la tierra.

Según lo que dice este pasaje, los creyentes muertos durante la tribulación resucitarán al final de la tribulación y con cuerpos glorificados reinarán con Cristo mil años, en lo que nosotros conocemos como el reino milenial.

En este reino serán sacerdotes de Dios y de Cristo. En cambio los incrédulos que mueran durante la tribulación no volverán a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esto significa que ellos resucitarán al final del milenio, y no para vida eterna sino para condenación eterna, porque la Biblia dice que una vez resucitados se presentarán ante el Gran Trono Blanco para escuchar el veredicto del Juez, quien les dirá: al lago de fuego.

Tenemos entonces que durante el milenio no habrá resurrección de los que murieron durante la tribulación. Los creyentes que mueran durante la tribulación resucitarán justo cuando se inicia el milenio, para reinar con Cristo mil años y los incrédulos que mueran durante la tribulación resucitarán justo cuando termina el milenio, para ser arrojados al lago de fuego.