Mahoma (570-632 d.C.) Y El Cristianismo


En el Corán tenemos los dichos auténticos de Mahoma, los cuales primeramente fueron escritos en cuero, en hojas, en cerámica, y en el omoplato de ovejas. Poco después de la muerte del profeta, el calí Utman (644-55) coleccionó estos dichos en una edición canónica.

En el Hadit tenemos numerosas tradiciones orales referentes a las palabras y hechos de Mahoma, tradiciones que contienen tales detalles como su frecuente cepillar de sus dientes. Aproximadamente dos siglos después de la muerte del profeta Al-Bukhari escudriñó 600.000 tradiciones para obtener 7.000 Hadit los cuales el consideró genuinos. La primera vida de Mahoma, basada en el Corán y el Hadit, es el Sirat ar-Rasul escrito por Ibn Hisham.

NACIMIENTO Y FAMILIA

Mahoma nació en Meca alrededor de 570 d.C. en la tribu de Quraish. Dado que su padre murió antes de su nacimiento y su madre falleció cuando él tenía seis años, el joven fue criado por una abuela y luego un tío. Durante su juventud trabajó en las caravanas de Khadija, una viuda rica con la cual se casó luego, aunque ella era 20 años mayor que él. Aunque los musulmanes pueden tener solamente cuatro esposas, Mahoma mismo no obedeció este límite y tuvo diez esposas y varias concubinas. Una de sus favoritas fue A’isha quien vino a Mahoma cuando ella tenía solamente nueve años , llevando consigo sus juguetes. Mahoma recibió una revelación especial (Corán 33:37) para justificar su matrimonio con la bella Zainab, la esposa de su hijo adoptado, Zaid. A pesar de estas uniones frecuentes el profeta nunca tuvo un hijo crecido, un hecho que afectó las luchas para el califato (la sucesión).

VIDA Y ENSEÑANZAS

Después de que Mahoma recibió su revelación inicial cuando tenía más o menos 40 años, empezó a predicar un monoteísmo sin compromiso, lo cual enfureció tanto a los paganos de Meca que le hicieron huir a Medina en la famosa Hijrs de 622 d.C. Después que los Judíos de Medina rechazaron sus propuestas, él cambió la qibla, o dirección de la oración, para volverse a Meca en vez de Jerusalén. Las fuerzas de Mahoma lucharon contra varios oponentes y mataron muchos, incluso cientos de judíos. El Profeta, quién no luchó en persona, mostró misericordia a los cautivos después de la derrota de Meca.
El Corán no dice que Mahoma hizo ningún milagro. Pero hay tradiciones que atribuyen numerosas maravillas a él: La mantequilla, una parte de la cual Mahoma había comido, incrementó continuamente. “Un árbol movió de su lugar de su propio esfuerzo y sombreó a Mahoma mientras que él dormía.” “Un lobo habló y convirtió a un judío.” Según Francesco Gabrielli, “Para la tradición y piedad posterior su carácter pareció ser como la suma de todas las virtudes morales…a fuerza del añadir a los testimonios genuinos de la vida y carácter del Profeta las fantasías de los apologéticos.” 13
Los cinco pilares del Islam son (1) el Shahada, o creencia, que afirma, “No hay ningún dios sino Alá, y Mahoma es su profeta,” (2) Salat, oración cinco veces al día mirando hacia Meca, (3) Zakat, o limosnas, (4) ayuno durante Ramadan, el noveno mes lunar que consiste de una abstinencia estricta de comida y bebida durante la luz del día, y (5) para los que puedan hacerlo, el Hajj, un peregrinaje a Meca. Cuando el peregrino está en Meca, él debe caminar alrededor del edificio Kaaba y besar la piedra negra de meteoro encerrada en sus paredes.
Puesto que los seguidores de Mahoma no lo adoran, no deben de ser llamados “mahamutenses”. Deben de ser llamados “Musulmanes,” de la palabra “Islam” que connota su sumisión a Alá.

LA MUERTE

En el año 632 Mahoma se enfermó con fuertes dolores de cabeza y fiebre. Antes de morir el profeta exhortó a los Árabes que mantuvieran su unidad, él proclamó los deberes de los casados y abolió la usura y la contienda sangrienta. Cuando él anunció que si le debiera a alguien alguna cosa aquella persona podía reclamarla, un silencio cayó sobre la muchedumbre. Un hombre vino hacia el frente para reclamar algunas monedas. Mahoma finalmente sucumbió y fue enterrado en la casa de su esposa, A’isha, quien le había cuidado durante sus últimos días. La tumba del profeta está en Medina, el sitio más venerado por los Musulmanes después de Meca.

RELACION A LA DIEDAD

El Corán enfatiza fuertemente la unión de Divinidad, no solamente para negar el politeísmo sino también para refutar la Trinidad Cristiana. En el Corán 112:1-4 leemos:
Diga: Él es Allá, el Único!
Allá, el eternalmente Buscado de todos!
No engendra ni fue engendrado.
Y no hay nadie comparable a Él.

Mahoma mismo no pretendió ser nada más que un mensajero mortal (Corán 7:188; 17:95). En una ocasión se narra que dijo: “O, Dios, yo soy solo un hombre. Si he lastimado a alguna persona en cualquiera manera entonces perdóname y no me castigues.” Se ve su debilidad en el Corán, sura 80, donde Allá lo regaña por desviarse de un ciego.
Tampoco pretendió Mahoma tener el poder de salvar a otros. Según una tradición mencionada por Athar Husain, Mahoma dijo:
“O Pueblo de Quraish sean preparados para la vida venidera.
No puedo salvarlos del castigo de Dios, O
Bani Abd Manaf… no puedo
protegerlos tampoco, O Safia, tía del Profeta,
No puedo ayudarlos; O Fátima, hija de Mahoma, aun no
puedo salvarte a ti”. 24
Cuando murió Mahoma, Abu Bakr, que fue uno de los califas que lo sucedieron anunció, “O, Hombres, quienquiera que adoró a Mahoma, sepan que está muerto; cualquiera persona que adoró el Dios de Mahoma, sepan que Él es vivo e inmortal.”

Originally posted 2011-10-03 22:18:33. Republished by Blog Post Promoter