EVIDENCIA DEL BAUTISMO EN EL ESPIRITU SANTO ES HABLAR EN LENGUAS

¿Es verdad que la única evidencia del bautismo en el Espíritu Santo es hablar en otras lenguas?

Para entender este asunto es necesario tener en claro lo que es el bautismo en el Espíritu Santo y lo que es el don de lenguas.

Veamos qué es lo que nos dice la Biblia sobre el bautismo en el Espíritu Santo. 1ª Corintios 12:12-13 dice: “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.”

La iglesia es el cuerpo de Cristo. La iglesia de Cristo tiene muchos miembros. ¿Cómo ingresa un creyente a formar parte del cuerpo de Cristo que es la iglesia? Pues por el bautismo en o por el Espíritu Santo. Esto es lo que afirma el pasaje que acabamos de leer. El bautismo en el Espíritu Santo entonces no es para capacitar a un creyente para hablar en lenguas, sino para introducir a un creyente en el cuerpo de Cristo que es la iglesia.

Esta obra de Cristo mediante el Espíritu Santo ocurre el instante mismo que una persona pasa de muerte a vida por recibir a Cristo como Salvador. El bautismo en el Espíritu Santo no es algo que el creyente tiene que buscar, porque ocurrió ya el momento que llegó a ser creyente.

El don de lenguas por otro lado, es la capacidad dada por Dios a través del Espíritu Santo, a algunos creyentes, no a todos, por la cual estos creyentes podían hablar un idioma que nunca lo habían aprendido. Este don fue dado por Dios en forma soberana, por medio del Espíritu Santo, a algunos creyentes, no a todos, como una señal a los incrédulos.

1ª Corintios 14:22 dice: “Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos, pero la profecía no a los incrédulos, sino a los creyentes.”

De esto podemos ver que el bautismo en el Espíritu Santo y el don de lenguas no tienen nada que ver lo uno con lo otro. Todos los creyentes han sido bautizados por el Espíritu Santo, pero no todos los creyentes han recibido el don para hablar idiomas que nunca aprendieron.

Originally posted 2011-11-07 03:16:06. Republished by Blog Post Promoter

EL SABER 2, 3, 4 O MAS IDIOMAS ES SEÑAL QUE TENGO EL DON DE LENGUAS

En el día de Pentecostés, en el cual los apóstoles y los 120 hablaron en lenguas, a mi entender eran lenguas humanas, ¿Quiere decir esto que si una persona no acepta a Jesucristo como su único Salvador, también tiene el Espíritu Santo por haber estudiado en una universidad y poder hablar 2, 3, 4 o más idiomas?

Demos lectura al texto que se encuentra en Hechos 2:1-4 donde dice: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”

Así es como Lucas relata la experiencia maravillosa en el día de Pentecostés, lo cual marcó el nacimiento de la iglesia de Cristo. Hubo varias manifestaciones milagrosas.

La primera, estaban todos unánimes juntos. Esto es un milagro. No había divisiones, ni celos, ni pleitos, etc.

La segunda, el estruendo que vino del cielo, comparable a un viento recio que soplaba.

La tercera, las lenguas repartidas, como de fuego, que se posaron sobre cada uno de los que estaban en la casa.

La cuarta, la capacidad de hablar en otras lenguas.

La palabra lenguas, es la palabra “glossa” en el idioma en que se escribió el Nuevo Testamento. Esta palabra se usa para describir un idioma. Es decir que los que allí estaban reunidos hablaron otros idiomas. El milagro no estuvo en hablar esos otros idiomas. El milagro estuvo en hablar esos otros idiomas sin antes haberlos aprendido.

¿Qué es lo que lo produjo? El texto que leímos dice que primeramente fueron llenos del Espíritu Santo y los idiomas que hablaron no fueron lo que esas personas quisieron, sino lo que el Espíritu Santo les daba que hablasen. Entonces fue una obra del Espíritu Santo.

Así que, esta capacidad de hablar otros idiomas no lo dio la universidad o la escuela de idiomas. Fue una obra milagrosa del Espíritu Santo en los creyentes que estaban en el aposento alto. El Espíritu Santo no mora ni llena a los incrédulos sino solo a los creyentes. Un incrédulo puede hablar todos los idiomas que quiera, pero eso no será por la obra milagrosa del Espíritu Santo.