Se deben usar instrumentos musicales en la iglesia?


Tengo inquietud acerca de los instrumentos musicales que se utiliza en la alabanza. He oído que la batería no se debe usar porque la utilizan grupos de rock y que su sonido atrae espíritus inmundos.

En el uso de los instrumentos musicales para alabar al Señor, más prima el gusto personal de los que se congregan para alabar al Señor por cuanto la Biblia da libertad para usar cualquier cosa que esté a la mano y que se pueda sacar música, dígase guitarras, pianos, órganos, violines, baterías, timbales, panderetas, etc.

Yo he estado en reuniones de alabanza en comunidades indígenas del Ecuador y en una ocasión vi un coro que cantó un himno acompañado de música de hoja de Capulí. El capulí es un árbol propio de la serranía ecuatoriana, y algunos hermanos se han ingeniado para tomar una de estas hojas, adherirla a los labios, soplar y de alguna manera sacar una música para nada ofensiva al oído.

¿Acaso yo podría decir: Esa alabanza no sirve porque la Biblia no ordena que se use hoja de capulí para alabar al Señor? Definitivamente no. En la Biblia vemos que se usaba todo lo que tenían a la mano para alabar al Señor. Salmo 150:3-5 dice: “Alabadle a son de bocina; alabadle con salterio y arpa. Alabadle con pandero y danza; alabadle con cuerdas y flautas. Alabadle con címbalos resonantes, alabadle con címbalos de júbilo”

Parece que el salmista está echando mano de todo lo que podría sacar música para alabar al Señor. Estoy seguro que si en esa época se hubieran conocido instrumentos musicales como el piano, el órgano, el sintetizador, la batería, etc., también estos instrumentos hubieran estado en la lista. De modo que, si a determinada iglesia local le gusta alabar al Señor con batería, adelante, que lo hagan, no están contraviniendo ningún principio bíblico.

Que la batería no se debe usar porque la usan para la música rock, bueno, entonces tampoco que usen pianos, guitarras, sintetizadores, violines, etc., e inclusive los equipos de amplificación, porque los grupos de música rock usan también estos instrumentos y estos aparatos. Porque algo se usa para algo nocivo para el ser humano, como es la música rock, eso no significa que ese algo sea intrínsecamente malo.

Qué pensaría Ud. por ejemplo, si yo digo algo como esto: Un creyente jamás debe usar un cuchillo, porque los cuchillos son usados por los maleantes para asesinar a la gente. ¿Le parece sensato? Por supuesto que no.

Igual es con la batería. Ud. ha oído que la música de batería atrae espíritus inmundos. Bueno lo mismo se pensó del piano cuando hace siglos se comenzó a usar para alabar al Señor. Lo mismo se pensó de las guitarras, cuando hace no mucho tiempo se comenzaron a usar para alabar al Señor. Yo me crié en una iglesia local donde se pensaba que las guitarras son diabólicas, porque con ellas se hace música que se oye en los bares donde se expende licor. Pero ahora, la misma iglesia usa guitarras y hasta batería.

No estoy criticando, solamente estoy diciendo que la alabanza al Señor es dinámica, que va desarrollándose a medida que van apareciendo nuevas expresiones de alabar al Señor. Lo malo está más bien en hacer música con cualquier instrumento para agradar solamente al hombre y no para agradar a Dios.

Originally posted 2012-08-24 05:37:15. Republished by Blog Post Promoter

Sociabilidad En La Iglesia


¿Cree Ud. que es necesario utilizar técnicas de sociabilidad para mantener unida una iglesia local o un grupo juvenil?

Asumiendo que cuando Ud. habla de técnicas de sociabilidad se está refiriendo a actividades de índole social como paseos, reuniones deportivas, banquetes, etc. Yo no veo que exista algún conflicto entre estas actividades y lo que enseña la palabra de Dios. La iglesia local amigo oyente, debe se un lugar atractivo donde los creyentes se sientan a gusto y puedan con libertad invitar a sus amigos incrédulos. No es bíblico que en la iglesia local debe imperar un ambiente de funeraria. Dejemos ya de una vez por todas de comunicar la imagen que ser creyente es sinónimo de ser aburrido.

Es por esto que por ejemplo, en las reuniones juveniles debería haber un ambiente tal que el incrédulo sea tentado a participar, pero si todos los jóvenes están con sus caras largas y solo dedicados a la meditación mística, ¿Qué incrédulo se va a interesar en formar parte de un grupo así? La iglesia local debería aprovechar cada oportunidad para ministrar a la totalidad del ser. El hombre no es solo espíritu para darle solo lo espiritual.

El hombre también tiene necesidades emocionales y físicas y la iglesia local debe buscar maneras legítimas para satisfacer estas necesidades también. Por supuesto que los programas de la iglesia no deben estar orientados solamente a los social. Recordemos que la función principal de la iglesia local no es entretener a la gente sino capacitar a la gente para que la gente se ocupe en la obra del Señor. Lo importante es tener un sano equilibrio entre los social y lo espiritual.

Originally posted 2012-07-24 06:10:12. Republished by Blog Post Promoter

Iglesia En El Milenio

Cuando Cristo venga por su iglesia, en lo que se llama el Rapto, en la tierra se entrará a la gran tribulación y después de la gran tribulación vendrá el milenio. ¿Bajará la iglesia juntamente con Cristo del cielo a la tierra para reinar con él en la tierra?.

Bueno, tan pronto la iglesia sea arrebatada por el Señor, en la tierra se iniciarán siete años de tribulación. Este tiempo está dividido en dos períodos de tres años y medio cada uno. El primero conocido simplemente como tribulación y que está descrito en Mateo 24:4-14. El segundo conocido como gran tribulación cuyo inicio tendrá lugar cuando se vea en el lugar santo del templo de Jerusalén, lo que la Biblia llama la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel. Esto está descrito en Mateo 24:15-28. Al final de la gran tribulación, ocurrirá, entre otros eventos, la segunda venida de Cristo. pero antes de entrar en detalles sobre esto, examinemos el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:16-17.

“porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Aquí vemos que una vez que la iglesia ha sido arrebatada, es para estar para siempre con el Señor. Ahora veamos qué es lo que sucederá con la iglesia cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez a la tierra. Recuerde que la iglesia estará con el Señor para entonces.

Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, leseguían en caballos blancos” Apocalipsis 19:14.

Estos ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio y montando en caballos blancos son todos los redimidos por la sangre de Cristo. No solo la iglesia, sino también los santos del Antiguo Testamento y los santos de la tribulación. Estos santos no vienen para ayudar a pelear a Jesucristo. El no necesita ayuda de ninguna naturaleza. Note que los santos vienen sin armas. Los santos vienen a reinar juntamente con Cristo en la tierra durante mil años, en lo que se conoce como el Milenio. pero no se confunda, reinar con Cristo en la tierra no es lo mismo que vivir con Cristo en la tierra, porque los santos no vivirán con Cristo en la tierra, sino en el cielo, eso fue lo que leímos en el pasaje bíblico sobre el arrebatamiento.

El autorDwigth pentecost en su libro Eventos del porvenir afirma lo siguiente en cuanto a esto: “Cuando el Señor regrese con su esposa a reinar, su lugar de morada no ha de quedar desocupada durante mil años. Mas bien, el lugar de habitación será transferido desde el cielo a una posición sobre la tierra. De este modo, Juan ve a la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo de Dios. Este lugar de morada permanecerá en el aire, para arrojar su luz, que es el brillo de la refulgencia del Hijo, a la tierra, de manera que las naciones sobre la tierra en el milenio andarán a la luz de ella”. Hasta aquí la cita de este autor con la cual coincido plenamente. Es decir que los santos no viviremos en la tierra durante el milenio, sino que estaremos reinando juntamente con Cristo en la tierra, pero desde nuestra morada eterna en la Nueva Jerusalén.

Originally posted 2011-11-07 03:26:07. Republished by Blog Post Promoter

¿Porque no deben usar gorras o sombreros en la iglesia o templo?


El no usar sombrero (o gorra) en la iglesia es parte de los buenos modales y la etiqueta pero sobre todo es un acto de reverencia ante Dios, y eso es importante. No significa que el que mantiene su sombrero o gorra en la iglesia no sienta reverencia hacia Dios pero es propio que se demuestre por medio de quitarse el sombrero.

Etiqueta:

Un hombre debe quitar su sombrero afuera (y adentro):

1. Cuando es introducido a alguien, o cuando se está despidiendo de una dama, anciano, amigo o;
2. como saludo cuando esta pasando a alguien que conoce, particularmente una dama, en la calle, (en algunos casos levantar o tocar el sombrero y haciendo en leve gesto de inclinación puede ser utilizado en vez de quitar el sombrero, como una gesto de paso);
3. mientras está conversando con alguien, particularmente con una dama, persona mayor, o un miembro de clero (pastor, padre, sacerdote ó líder religioso);
4. mientras se está tocando el Himno Nacional, o cuando la bandera del país está pasando;
5. en un funeral o en presencia de una procesión funeral
6. cuando se está hablando de alguna mujer virtuosa o de on ser querido que ha fallecido.

El hombre debe tocar o levantar su sombrero:

1. cuando está caminando con un amigo quien pasa una dama que solo el amigo conoce;
2. cada vez que una dama no conocida le agradece por algún servicio o asistencia;
3. cada vez que se excusa ante una dama desconocida., tal como cuando accidentalmente la estorba o choca con ella en un grupo, o cuando pide perdón pasando por un lugar apretado o cuando está forzado a pasar entre dos personas conversando, particularmente si una de ellas es una dama o señorita.
4. cada vez que un extraño le muestra cortesía a una dama la cual tu estás acompañando, tal como cuando un hombre o mujer recoge algo que a ella se le haya caído, o cuando un hombre abre la puerta para que ella pase o le ofrece su asiento;
5. cuando le preguntas a una dama (o anciano) por direcciones.

Adentro, un hombre siempre debe remover su sombrero (particularmente en una casa, iglesia, corte, o restaurante) excepto en:

1. edificios públicos tales como estaciones de trenes o oficinas de correos;
2. en el recibidor principal de una ‘salon’ o tienda general;
3. mientras está sentado en una mesa de almuerzo en un café;
4. en pasillos de entrada o corredores de los edificios de oficinas, u hoteles;
5. en elevadores públicos o en edificios de oficina, a menos que una dama esté presente;
6. se está cargando paquetes, correo o bolsas y ambas manos están ocupadas al entrar.

La Biblia:

En la cultura norteamericana a las damas se les permite mantener su sombrero (no gorra) puesto cuando estan dentro de la iglesia. La costumbre antigua (la cual considero muy apropiada) es que las damas utilizan velo para asistir a la iglesia. Algunas damas en paises latinos todavia utilizan velos sobre sus cabezas asistir a las misas católicas y algunas iglesias evangelicas requieren que las damas utilizen velo en la iglesia. La Biblia enseña que es propio que la mujer mantenga una cubierta sobre su cabeza mientras está en la reunión de la iglesia. Con los cambios culturales eso ya no se usa mucho pero no está mal que se haga. Sin embargo la Biblia enseña que el varón no debe tener nada sobre su cabeza mientras esta en la congregación. (Leer 1 Corintios 11).

Todo lo anterior tine mucho que ver mas con la educación, modales etiqueta, principios y cultura en que se desenvuelve cada individuo ya que espiritualmente no es delito de pecado. en Israel es propio por ejemplo que los rabinos utilicen una especie de sombrerito que les cubre parcialmente la cabeza y eso era usado aun en tiempos de Jesús.

Todo lo que respecta a lo que vestimos y como devemos hacerlo dentro de la congregación, esta mas ligado al testimonio que debemos de mostrar como cristianos, teniendo presente que lo que vistamos no es relevante en el aspecto de si cometemos o no pecado al hacerlo, si no mas bien; sobre como se afecta a nuestro hermano pequeño en la fe o a nuestro prójimo que aun no gusta de la gracia de Cristo.

¿La parabola de las diez virgenes y la parabola de los talentos se aplican a la iglesia?


La parábola de las diez vírgenes y la parábola de los talentos se encuentran en el capítulo 25 del Evangelio según Mateo. Tratemos ahora de ubicar el contexto de este capítulo de Mateo. Si Ud. observa con detenimiento, encontrará que la sección donde se encuentra Mateo 25 comienza en Mateo 24:3;

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo?”

Jesús resucitado estaba a punto de ascender al cielo, luego de su primera venida. En algún momento él había anunciado que si se iba era para retornar. Los discípulos por tanto estaban muy perplejos sobre el tiempo cuando Jesús vendría por segunda vez. por eso fue que le hicieron esa pregunta crucial: ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida y del fin del siglo? Jesús no quería dejar sin respuesta a sus discípulos y fue así como a partir de Mt.24:4 comenzó a responder la inquietud de sus discípulos. La respuesta de Jesús va hasta el final del capítulo 25. podemos decir entonces, que Mt.24 y 25 tienen que ver principalmente con los eventos que anteceden a la segunda venida de Cristo. Ahora bien, Ud. sabe que antes de la segunda venida de Cristo, tendrá lugar el arrebatamiento de la iglesia e inmediatamente después de esto, se iniciará sobre la tierra lo que la Biblia llama la Tribulación. Cristo vendrá por segunda vez al final de la Tribulación. Los eventos inmediatamente anteriores a la segunda venida de Cristo, descritos en los capítulos 24 y 25 de Mateo, se inscriben por tanto dentro de lo que se llama la Tribulación. Siendo que el Arrebatamiento de la iglesia precede a la tribulación, durante ese periodo, la iglesia estará ausente de la tierra. Esto significa que los capítulos 24 y 25 de Mateo no se aplican a la iglesia. Este razonamiento es corroborado por lo que dice Mt.25:1 al introducir la parábola de las diez vírgenes. Mateo 25:1 dice:

“Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo.”

El entonces, conque se inicia este texto, claramente coloca a esta parábola en el tiempo inmediatamente anterior a la segunda venida de Cristo. Lo mismo podemos decir sobre la parábola de los talentos, ubicando esta parábola en el tiempo inmediatamente anterior a la segunda venida de Cristo cuando la iglesia ya estará con el Señor en la gloria. Sin embargo de todo lo dicho, es válido el extraer aplicaciones secundarias, podríamos decir, de estas parábolas para aplicarlas a la iglesia. Siempre será beneficioso para la iglesia el permanecer alerta ante la inminencia del arrebatamiento que precede a la segunda venida de Cristo. La parábola de las diez vírgenes ilustra este hecho. Siempre será beneficioso para la iglesia que sus miembros sean buenos administradores de lo que Dios nos ha dado para beneficio del reino de Dios, lo cual es ilustrado en la parábola de los talentos. pero la interpretación estricta de estas parábolas demanda su aplicación directa a los creyentes que se conviertan durante la tribulación, una vez que la iglesia ya haya sido arrebatada por el Señor.

La iglesia que ama Jehova (1ª parte)


¿Cuál es la iglesia que ama Jehová?

La iglesia que ama Jehová, es aquella por la cual él dio a su Hijo unigénito. Uno ama aquello por lo cual uno se sacrifica. Jehová amó tanto a esta iglesia que no escatimó precio alguno para comprarla. El precio que Jehová pagó fue la vida de su único y amado Hijo.

Romanos 8:31-32 dice: “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”

Jehová, Dios el Padre, no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por la iglesia. Si Jehová hizo esto por la iglesia, ciertamente debe tener un amor supremo hacia ella.

La gran pregunta es: ¿cuál es esa iglesia? Con tantas iglesias que hay en la actualidad, es válida su inquietud ¿cuál es la iglesia por la cual Dios entregó a su propio Hijo?

Bueno, debemos decirle que la palabra iglesia no se refiere a un edificio donde se reúnen los creyentes para adorar a Dios, tampoco se refiere a una denominación.

La palabra iglesia se refiere a los que han sido llamados por Dios para alcanzar la salvación en Cristo Jesús.

Esta iglesia por tanto está formada por pecadores que confiesan con sus labios que Jesucristo es su Salvador y su Señor y manifiestan en sus vidas esa transformación que efectúa Jesucristo cuando entra a la vida de alguien.

La iglesia por tanto está formada por todos aquellos que hemos recibido a Cristo como nuestro Salvador. Algunos ya han salido de este mundo, mientras otros todavía estamos en este mundo, pero todos formamos parte de la iglesia que Dios amó al punto de entregar su amado Hijo. Esta iglesia se reúne en pequeños grupos en muchos lugares del mundo, los cuales se llaman iglesias locales.

MUSICA EN LA IGLESIA

Hay templos evangélicos en los cuales la gente danza en el Espíritu. ¿Es esto una forma de alabar a Dios? ¿Tiene esto fundamento bíblico para que se practique hoy en día en la congregación de los santos?.

La danza es una costumbre muy propia de muchos pueblos tanto del pasado como del presente. Casi cada región del mundo tiene su particular forma de danzar que es producto de su trasfondo cultural. Ahora la danza como expresión de alabanza a la deidad, era practicada no solo por los israelitas en su alabanza al Dios verdadero, sino también por los no israelitas en su alabanza a sus dioses falsos. Inclusive algunos Israelitas danzaron alabando, no al Dios verdadero, sino a un becerro que ellos mismos construyeron como su ídolo.

Éxodo 32:19 dice: “Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro, y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.”

Aquí, tiene un ejemplo del pueblo de Israel, danzando pero no en alabanza a Jehová, sino en alabanza a un ídolo que ellos mismos construyeron. No piense por tanto que danzar era una forma de alabanza exclusiva para el Dios verdadero. Hoy en día también, muchas tribus indígenas danzan alabando a sus ídolos. Los brujos también danzan alabando a sus ídolos. Los adoradores de Satanás también danzan en alabanza a él. Todo esto para que Ud. considere que la danza no ha sido una forma exclusiva de alabanza al Dios verdadero. Muy bien. Dicho esto, debo señalar además que el Nuevo Testamento no registra en absoluto la danza como una forma de alabar a Dios. Si Ud. tiene una concordancia bíblica, busque el sustantivo danza y verá que en el Nuevo Testamento aparece una sola vez, en Lucas 15:25 y no para referirse a la alabanza a Dios sino para hablar de la fiesta que hizo el padre del hijo pródigo cuando éste regresó finalmente al hogar. Busque también el verbo danzar y verá que aparece solo dos veces, en Mateo 14:6 y Marcos 6:22 y en ambos casos no se refiere a albar a Dios sino a la hija de Herodías quien danzó en la fiesta de cumpleaños de Herodes. Aparte de estas ocasiones, el Nuevo Testamento no registra la danza o el danzar como una forma de alabar a Dios. Claro que el argumento del silencio del Nuevo Testamento sobre danzar como una forma legítima de alabar a Dios hoy en día, no demuestra con absoluta claridad que la danza no es una forma válida de alabanza a Dios en las iglesias, pero ciertamente es algo digno de tomarse en cuenta. Lo que podemos decir en honor a la verdad revelada en la Biblia es por tanto que la danza era una forma de alabar a Dios por parte del pueblo de Israel, en el Antiguo Testamento, aunque era también una forma de alabar a los ídolos paganos por parte de los pueblos paganos, y que el Nuevo Testamento no registra que la iglesia primitiva hubiera danzado en alabanza a Dios. Es decir que si una iglesia incorpora la danza como una forma de alabanza a Dios, será por cualquier razón, menos por algo que ordene el Nuevo Testamento. pero las iglesias locales donde se practica la danza, como una forma de alabar a Dios, afirman que es el Espíritu Santo quien impulsa a los creyentes a danzar. por eso le llaman danzar en el Espíritu. pero si Ud. hace un estudio de lo que produce en un creyente la llenura del Espíritu Santo, notará que danzar no está en la lista.

Efesios 5:18-21 dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Someteos unos a otros en el temor de Dios.”

Así es como pablo presenta las evidencias de una vida llena del Espíritu Santo. Es una vida de alabanza a Dios en el corazón. No solo en la iglesia, en el culto. Se trata de alabar al Señor en el corazón, siete días a la semana, 24 horas al día. Además es una vida de agradecimiento a Dios por todo, lo que sucede alrededor, aún por las pruebas. Finalmente es una vida de sumisión, una vida de poner a los demás antes de uno. Si dentro de todo esto está la danza en el Espíritu, bueno eso será para los que allí quieran verlo. Y no será extraño porque también verán allí la risa santa, el remolineo, los desmayos, los saltos, el llanto, etc. El hombre siempre ha tenido la tendencia a agradar a Dios por medio de las cosas visibles que puede hacer, o por acciones llamativas. por eso es que mucha gente camina de rodillas hasta el altar de algún ídolo o se autoflagela hasta verter sangre, etc. Son las formas de agradar a Dios diseñadas por el ser humano. pero Dios no se agrada de eso. Dios es Espíritu y los que le adoran en Espíritu y en verdad es necesario que le adoren. Yo me he preguntado por tanto: ¿Cuánto de la alabanza de hoy en día, con acciones espectaculares, caerá dentro de este esfuerzo muy humano por agradar a Dios a través de cosas visibles, admiradas por todos los presentes? La alabanza debe ser enfocada sobre Dios, mas no sobre la música de cualquier estilo que sea, o sobre la forma de ejecutar la música por parte de los músicos y por último sobre la forma de ejecución de la alabanza por parte de los creyentes. Ud. y yo hemos visto grupos de alabanza que concentran todo su esfuerzo en un escenario llamativo, rodeado de flores, luces de colores, vapores, etc. Los cantantes se mueven frenéticamente al ritmo de la música. La vestimenta de los cantantes es similar a aquella que usan los grupos musicales del mundo que están de moda. La gente que presencia el espectáculo está eufórica con la música a todo volumen. ¿Es esto alabar a Dios? ¿No es más bien alabar a la música o alabar a los músicos o alabar a los cantantes? Claro que la letra de las canciones habla de Dios, pero los espectadores ni siquiera disciernen lo que están cantando porque todo lo demás ha llegado a ocupar el primer plano. Un creyente lleno del Espíritu Santo o controlado por el Espíritu Santo, no necesariamente lo demuestra danzando o llorando o gritando descontroladamente o cayéndose al suelo o actuando como si estuviera ebrio. Mire lo que produce el Espíritu Santo en una persona.

Gálatas 5:22-23 dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Ese es el fruto del Espíritu Santo. No solo se demuestra el momento de alabar en la iglesia. Se demuestra en el diario vivir, en el trabajo, en la casa, en la calle, etc. Muchos de los que el domingo están danzando en la iglesia, de lunes a sábado se pasan danzando con el pecado en el mundo. ¿Acaso el Espíritu llena a los creyentes solo por instantes y solo dentro del edificio del templo? Cuidado con atribuir al Espíritu Santo cosas que él jamás las ha hecho. En definitiva, el danzar en alabanza a Dios no es una orden del Nuevo Testamento para el creyente, aunque tampoco lo condena como algo impropio. Si alguna iglesia local lo practica será porque tiene sus razones pero muy aparte de lo que ordena el Nuevo Testamento. Bien vale la pena también insistir que en la iglesia local debe haber orden.

1ª Corintios 14:40 dice: “pero hágase todo decentemente y con orden.”

Este principio debe regir toda la vida de la iglesia. Cualquier cosa que fomente el desorden y la indecencia, no proviene del Espíritu Santo, sino del espíritu del hombre y lamentablemente también puede provenir de espíritus inmundos.

Es Necesario Congregarse En Una Iglesia Local Para Ser Un Verdadero Cristiano?

Es Necesario Congregarse En Una Iglesia Local Para Ser Un Verdadero Cristiano?

Hace un mes que no voy a la iglesia por múltiples motivos. No he dejado de estudiar la palabra de Dios. Mi pregunta es la siguiente: ¿Es necesario congregarse en una iglesia local para ser un verdadero cristiano?.

Permítame ponerlo de esta manera: Nadie se hace cristiano por ir a una iglesia, pero todo cristiano debe ir a una iglesia. El congregarse con otros creyentes es un mandato. Se encuentra en Hebreos 10:24-25 donde dice: “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, no dejando de congregamos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos y tanto mas, cuanto veis que aquel día se acerca”.

Aquí tenemos un mandato. La orden tiene que ver con consideramos unos a otros. Esto significa miramos con suma atención los unos a los otros, no para criticarnos mutuamente, sino como dice el texto para estimularnos al amor y a las buenas obras.

Cuando miramos con diligencia a los demás, podemos llegar a saber cuales son sus necesidades, tanto espirituales como emocionales y físicas y esto nos debe motivar o estimular a actuar con amor para satisfacer estas necesidades. El satisfacer necesidades de otros en amor es considerado como una buena obra.

Hagámonos ahora la pregunta: ¿Es posible consideramos unos a otros sin congregamos en una iglesia local?. Por supuesto que no. Por ello el texto sigue diciendo: No dejando de congregamos. La única manera de miramos con atención los unos a los otros para saber cuales son nuestras necesidades es por medio de congregamos. Es difícil dejar de congregarse. Con frecuencia sucede que cuando tenemos que ir a la iglesia, nos llaman al teléfono, se caen los niños, nos llegan visitas, comienza a llover, el auto deja de funcionar, etc.

Abrumados por los obstáculos decidimos que mejor será quedarse en casa. La próxima vez no se necesitaran tantos obstáculos para no tener que ir. La siguiente vez no iremos simplemente porque olvidamos que es Domingo.

Y así llegamos a acostumbramos a no congregamos. Por eso el autor del libro de Hebreos dice: No dejando de congregamos como algunos tienen por costumbre, o según mi paráfrasis personal: Como algunos tienen por mala costumbre.

Yo no sé exactamente cual es el motivo por el cual Usted no esta congregándose, pero cualquiera que sea el motivo, me temo que Usted mismo sé este causando un grave daño. Casi me atrevería a decir que no existe justificación valida para no ir a la iglesia.

Un amigo mío solía decir: La única razón para que yo no me congregue seria por estar en la cama de un hospital o porque he partido al hogar celestial. Otro amigo mío estaba de visita en Paris, Francia un Domingo a la mañana. Sabiendo que la Biblia ordena congregarse, salió en busca de alguna iglesia evangélica para asistir al culto. Sin conocer la ciudad, anduvo de aquí para allá buscando algo. Lo único que encontró fue una iglesia de habla Inglesa. Sí, en Francia en una iglesia de habla Inglesa, no Francesa. Mi amigo no habla ingles, pero allí se quedo hasta que termino el servicio. Por supuesto no entendió nada de lo que decían, pero allí estuvo cumpliendo su deber de congregarse. No lo hizo por obligación, sino por convicción.

Le felicito porque Usted este estudiando la Biblia en su casa, pero no piense que esto sustituye a su deber y privilegio de congregarse.

DONDE HABITARA LA IGLESIA DESPUES DEL ARREBATAMIENTO

Según algunos, su morada será en los cielos según Filipenses 3:20. Según otros, la estancia celestial será transitoria. Dicen que si Jesús ha de reinar durante mil años en la tierra, entonces la iglesia tendrá que estar en la tierra junto a él.

Permítame hacer un breve resumen de los eventos que sucederán en la consumación de esta edad. Esto ayudará a visualizar mejor el destino final de la iglesia.

El reloj de Dios comenzará a moverse nuevamente a partir del arrebatamiento o rapto de la iglesia. Recordemos que por la gracia de Dios, su reloj se detuvo faltando siete años para el establecimiento del reino milenial de Cristo, según la profecía que encontramos en el libro de Daniel.

Es en este paréntesis en el tiempo de Dios, donde Dios toma un pueblo para si, formado tanto de judíos como gentiles que cumplen con la única condición de haber recibido a Cristo como Salvador. Este pueblo se llama la Iglesia.

El relato del arrebatamiento aparece en 1ª Tesalonicenses 4:16-17 donde dice: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

Según este testimonio, el arrebatamiento tiene que ver solamente con la iglesia. Tanto los muertos en Cristo como los vivos en Cristo, sean judíos o gentiles, una vez resucitados en el caso de los que han muerto o una vez transformados en el caso de los que estén vivos, seremos arrebatados para recibir a Cristo en las nubes y así estaremos siempre con el Señor. Esto significa que nadie que sea de Cristo se quedará en la tierra.

Luego vendrá sobre la tierra un periodo de siete años conocido como tribulación. De esto nos habla Jeremías 30:7 donde dice: “¡Ah, cuan grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado.”

Al final de la tribulación Israel estará listo para recibir a su Mesías y Jesucristo vendrá para juzgar a su pueblo y a las naciones gentiles que estarán sobre la tierra. Los justos, tanto judíos como gentiles, entrarán al reino milenial en la tierra y los injustos, tanto judíos como gentiles serán cortados de la tierra.

Note como describe este evento el profeta Ezequiel en lo que tiene que ver con la nación de Israel. Ezequiel 20:37-38 dice: “Os haré pasar bajo la vara, y os haré entrar en los vínculos del pacto; y apartaré de entre vosotros a los rebeldes, y a los que se rebelaron contra mí; de la tierra de sus peregrinaciones los sacaré, más a la tierra de Israel no entrarán; y sabréis que yo soy Jehová.”

Resumiendo diríamos que la iglesia será arrebatada, siete años más tarde vendrá Cristo a juzgar a las naciones y comenzará a reinar en la tierra con los justos por mil años. Ahora viene la pregunta: ¿Dónde estará la iglesia a partir de que fue arrebatada?

Este fue el tema de su consulta. Sabemos que no será en la tierra, porque en el reino milenial los súbditos de Cristo en la tierra serán seres humanos de carne y hueso, pero al iglesia para ese entonces estará formada de personas con cuerpos glorificados, ya sea porque resucitaron o fueron transformados.

Hebreos 12:22-23 nos arroja luz sobre este asunto. Dice así: “Sino que os habéis acercado al monte de Sión, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos.”

Este pasaje bíblico está dirigido a los creyentes y dice su autor que sus nombres están inscritos en los cielos. Aun nos da el nombre de ese lugar. Se llama La Jerusalén Celestial. Con este dato veamos ahora Apocalipsis 21:10 donde dice: “Y me llevó en el espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo de Dios.”

A continuación el autor de Apocalipsis nos da un descripción precisa y hermosa de la Jerusalén celestial, el lugar donde estarán habitando los redimidos por la sangre de Cristo, con sus cuerpos glorificados.

La Jerusalén celestial también se conoce como la nueva Jerusalén. Esto lo podemos constatar en Apocalipsis 3:12 donde dice: “Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo.”

La nueva Jerusalén o la Jerusalén celestial, es el mismo lugar del cual habló el Señor en Juan 14:2-3 donde dice: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”

Cuando la iglesia entre a la Jerusalén celestial, jamás será removida de ese lugar. Cuando el Señor regrese con su esposa, la iglesia, a reinar, su lugar de morada no va a quedar desocupado por mil años. Mas bien, el lugar de habitación de la iglesia será transferido desde el cielo a una posición cercana a la tierra y así quedará suspendida, como un satélite sobre la tierra.

De este modo vio Juan a la Santa ciudad, la nueva Jerusalén, descendiendo del cielo de Dios. Este lugar de morada permanecerá en el aire, para arrojar su luz, que es el brillo de la refulgencia del Hijo, a la tierra, de manera que según Apocalipsis 21:24, las naciones que hubieren sido salvas andarán a la luz de ella, y los reyes de la tierra traerán su gloria y honra a ella.

Se puede ver que aunque la tierra no estará en su estado eterno, y aunque es necesario que el rey gobierne en la tierra con vara de hierro, y aunque habrá una rebelión contra la autoridad del rey al final del milenio, sin embargo hasta donde concierne a la iglesia, ella estará en su estado eterno, gozando de comunión eterna, y de los frutos de su salvación. Desde esta ciudad celestial, ella reinará con aquel que lleva el título de Rey de reyes y Señor de señores.

Hasta este punto, la tierra no habrá entrado todavía en la eternidad, pero la iglesia y redimidos de todas las edades estarán ya en su estado eterno. Al final del reino milenial de Cristo sobre la tierra, Satanás será desatado por un poco de tiempo y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a fin de reunirlas para la batalla, el número de los cuales es como la arena del mar y subirán sobre la anchura de la tierra y rodearán a Israel y la ciudad de Jerusalén terrenal.

En este instante descenderá fuego del cielo y los consumirá. El diablo entonces será lanzado al lago de fuego y azufre, donde estaba el Anticristo y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

Coincidentemente, resucitarán todos los incrédulos de todas las épocas de la humanidad para presentarse ante el juez en el juicio del gran trono blanco. Allí, frente a él, estando ellos de pie, escucharán su sentencia eterna, según Apocalipsis 20:15 donde dice: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego.”

Después de este evento, Dios destruirá con fuego los cielos y la tierra actuales, según 2ª Pedro 3:10 donde dice: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.”

Dios procederá entonces a crear nuevos cielos y nueva tierra.

Como Escoger Una Buena Iglesia Local

Como Escoger Una Buena Iglesia Local

En realidad simpatizamos con Ud. ante la difícil tarea de escoger una iglesia local buena, o quizá mejor, una iglesia local sana.

Lo que pasa es que con la proliferación de las iglesias, existen para todos los gustos y sabores y realmente cuesta ubicar la que más nos conviene para nuestro crecimiento espiritual.

Lo que vamos a sugerir son parámetros que de seguro le van a ayudar a escoger una iglesia local sana.

Primero. Busque una iglesia donde Cristo Jesús sea el centro de todo. Esto parece algo elemental, pero es impresionante como es pasado por alto en no pocas iglesias locales.

Conozco iglesias locales, en las cuales el centro de ellas es el pastor, o la esposa del pastor o la junta administrativa o la comisión directiva o como se lo llame, o el templo o las finanzas o la calidad de los que asisten por su posición social o económica.

Recuerde que cuando Cristo no está en el centro de una iglesia local, Cristo no está en ningún lado. El no puede aceptar ningún otro lugar que no sea el centro. La iglesia local sana es Cristocéntrica.

En segundo lugar, la iglesia local sana tiene a la Biblia como su manual de doctrina y práctica. Esto también parece algo elemental, pero es pasado por alto en tantas iglesias locales, cuando los líderes de la iglesia hablan de política, de la cultura, de las artes, de las necesidades sociales de la gente, de la ciencia, etc. y dejan totalmente a un lado la palabra de Dios.

Un hermano y amigo estuvo de paso por cierta gran ciudad de su país. Como quería congregarse en una iglesia local el día domingo asistió a la primera que se cruzó en su camino. Todo estuvo muy bien, pero la persona que dio el mensaje a ningún momento citó la Biblia. Todo resultó ser sus opiniones y su forma particular de mirar las cosas.

Si una iglesia local pone a un lado la Biblia y se concentra en cualquier otra cosa, ha perdido totalmente el rumbo.

Tercero, tiene que ser una iglesia local donde los que allí se congregan están procurando vivir vidas santas. Qué lástima que se tolera el pecado en muchas iglesias locales. No estamos diciendo que los creyentes que van a cualquier iglesia local deben ser perfectos, sin contaminación alguna con el pecado. Solo en el cielo estaremos libres del pecado.

Lo que estamos diciendo es que los líderes de la iglesia deben exhortar continuamente a los creyentes a abandonar el pecado y si alguien por desgracia cae en pecado, deben juzgarlo con energía, conforme a la enseñanza de la palabra de Dios. Si la iglesia local tolera el pecado en sus miembros, jamás verá el poder de Dios.

Cuarto, la iglesia local sana, es aquella que brinda oportunidades de servicio a los creyentes que allí se congregan. En algunas iglesias locales, existe una casta privilegiada que piensa que son los únicos que tienen el derecho de servir en la iglesia. Los demás están solo de adorno, para llenar los bancos. La iglesia local sana es aquella en la cual los líderes comparten la carga del ministerio con los creyentes.

Por supuesto que previo a ello habrá que capacitar a los creyentes, pero jamás se debe pensar que solo un grupo minúsculo es el llamado para servir en la iglesia. La palabra d Dios dice que todos los creyentes somos sacerdotes de Dios. Por tanto todos debemos estar ministrando de una u otra manera en la iglesia, en el hogar, en la oficina, etc. Si no tenemos oportunidades de servicio en la iglesia local nos volvemos sacerdotes mudos.

Quinto, la iglesia local sana es aquella que manifiesta un genuino interés en el bienestar integral de los que allí se congregan. Si Ud. va a una reunión en una iglesia local y nadie le presta atención, y en consecuencia pasa desapercibido, es muy probable que esa iglesia local no sea una buena elección. Puede ser que sea una iglesia donde nadie se preocupa de nadie. El ambiente en la iglesia local debe ser como en familia, donde todos se interesan por todos.

Ciertamente que nadie debería buscar una iglesia local para ver qué es lo que puede sacar de ella, sino para ver qué es lo que puede entregar a ella, pero existen algunas iglesias donde no se puede dar ni recibir, porque los que ya están allí forman un círculo muy cerrado que claramente comunica: Aquí no aceptamos a nadie más.

Sexto, una iglesia local sana es aquella que da énfasis al discipulado personal. El discipulado personal es el que un creyente maduro se ocupe personalmente de un creyente tierno para ayudarle a crecer espiritualmente. Solo así se puede cumplir con el mandato del Señor de ir y hacer discípulos a todas las naciones. Lamentablemente, muchas iglesias locales ni siquiera se han enterado de esto del discipulado y en consecuencia no están cumpliendo con esta parte tan importante de la gran comisión.

Séptimo, una iglesia local sana, es aquella que da mucha importancia al evangelismo y las misiones. Una de las funciones más importantes de toda iglesia local es anunciar el evangelio a la comunidad. Si la iglesia local no tiene metas y planes de evangelismo, ha perdido en gran parte su razón para existir. Una parte importante del evangelismo son las misiones. La iglesia local sana debería enviar misioneros y si esto no es posible, al menos debería sostener económicamente aunque sea en parte a algunos misioneros.

Así que, si Ud. encuentra una iglesia local con al menos estas características, estamos seguros que habrá encontrado una buena iglesia local.