LOS MANSOS RECIBIRAN LA TIERRA O EL CIELO POR HEREDAD

En Hebreos 13:14 se dice que los creyentes esperan una ciudad por venir. Me imagino que se referirá al cielo. Si es así, ¿Por qué entonces Mateo 5:5 dice que los mansos recibirán la tierra, no el cielo, por heredad?

Leamos el texto en Hebreos 13:14 donde dice: “porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.”

Jerusalén es una ciudad muy querida y apreciada para los que servían en el templo. Era el centro geográfico de la vida de Israel en todo sentido. Pero los creyentes no tenemos una ciudad semejante en la tierra. Nuestro corazón y nuestro anhelo están en una ciudad fuera de la tierra. Es la Jerusalén celestial, el cielo mismo, donde está el Cordero de gloria.

De modo que, efectivamente, los creyentes esperamos la eternidad en el cielo, no en la tierra.

Ahora consideremos el texto en Mateo 5:5 donde dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”

Bienaventurados o extremadamente felices son los mansos. Una persona mansa es aquella que confía absolutamente en Dios y desconfía totalmente en ella misma. La señal de un hombre manso es que reconoce la autoridad divinamente constituida y se somete a toda manifestación de ella. Está sujeto a la autoridad del gobierno; está sujeto a la autoridad del patrón; está sujeto a la autoridad en el hogar; está sujeto a la autoridad en la iglesia.

La rebelión en contra de cualquier autoridad divinamente constituida es rebelión contra Dios. Alguien que se rebela a la autoridad no es un hombre manso, puesto que la mansedumbre significa sumisión a Dios y confianza en Dios.

Este carácter es contrario a la tendencia natural de la carne. La carne incita al creyente a confiar en sí mismo, incita a criticar a las autoridades y a rebelarse contra ellas porque, según la carne, son injustas o están equivocadas.

Para los mansos existe una recompensa. La recompensa es que recibirán la tierra por heredad. Esto es interesante. Aunque ellos no lo buscaron, como premio recibirán control sobre algo que todos quieren controlar. La tierra. Está por venir el tiempo cuando los creyentes, quienes debemos ser mansos, estaremos reinando juntamente con Cristo en la tierra por mil años, en lo que se llama el reino milenial.

Cuando transcurran esos mil años, Dios hará nuevas todas las cosas, creará cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia. Será el estado eterno. Será la ciudad celestial que todos los creyentes estamos esperando. El destino eterno de los creyentes es el cielo, no la tierra. El reinar sobre la tierra solamente durará mil años. ¿No le parece hermoso?