Somos pecadores Dios nos define como tales


El pecado ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad y la Biblia usa muchas palabras para describirlo.

En Hebreo, el lenguaje del Antiguo Testamento, el pecado es llamado “maldad” (2 Samuel 22:24- cualquier acción que no sea recta o correcta); “rebelión” (Miqueas 1:5- una rebelión contra Dios); “yerro” (Levítico 5:15- hacer algo contrario a lo que se debía); “injusticia” (Levítico 19:15- cualquier acción en contra de la voluntad de Dios); pecado” (Deuteronomio 19:15- una clara violación de un mandato) y “delito”
(Esdras 9:6- algo malo, desagradable o desastroso)

En Griego, el lenguaje del Nuevo Testamento, el pecado es llamado “desobediencia” (Romanos 5:19- fallar en oír, lo cual resulta en desobediencia); “maldad” (Mateo 7:23- cualquier acto contrario a la ley); “trasgresión” (1 Timoteo 2:14- una violación de la ley); “ofensa” (Mateo 6:14, 15- una desviación de lo que es recto); y “pecado” (Juan 1:29- no dar en el blanco, la norma de Dios).
Menciono estas definiciones y variaciones de significado por una razón. Es innegable que Ud. y yo caemos dentro de alguna de las definiciones. Somos pecadores por definición.