La fe verdadera se demuestra cuando Ud. se sube en la “carretilla” del salvador


La fe verdadera, la fe que salva, es aquella que encomienda el destino eterno de su alma al señor Jesús. La fe verdadera se demuestra cuando Ud. se sube en la “carretilla” de Salvador.

Se demuestra cuando Ud. dice a Jesús, “Señor Jesús, yo no puedo salvarme a mí mismo. Yo creo totalmente que tú eres el único que puede salvarme. Yo estoy confiando en ti para que me salves y hagas posible que yo vaya al cielo cuando muera.”

¿Ha experimentado Ud. este tipo de fe? Si no lo ha hecho, entonces Ud. no ha experimentado la fe que salva. Si Ud. todavía no se ha subido a la “carretilla” de Jesús, Ud. no ha llegado todavía a conocerle como salvador.

Pero si Ud. ha llegado a conocer a Cristo como salvador, Él le llevará con toda seguridad no a través de las Cataratas del Niágara, sino al cielo. Con fe en Jesucristo como su Salvador, Ud. puede ir al cielo cuando muera.

Originally posted 2012-08-09 06:06:58. Republished by Blog Post Promoter

Yo Quiero Ir Al Cielo Cuando Muera


Yo quiero ir al cielo cuando muera, ¿y Ud?
Si Ud. Preguntara a alguien cómo llegar al cielo, ¿qué respuestas obtendría?
Alguien podría responder, “únase a mi iglesia y Ud. Irá al cielo.”
Otro podría decir, “No, Ud. Solamente necesita hacer el bien, y llegará al cielo”
La gente tiene tantas opiniones. ¿Quién está en lo correcto?
Pero Ud. No debe preocuparse por lo que dice la gente. Si hay alguien que sabe como llegar al cielo, ¡ése debe ser Dios!
¿Qué es lo que Dios dice sobre esto en su Palabra, la Biblia?

EL AMOR DE DIOS

El amor de Dios es tan grande
Que lengua o pluma no puede describir,
Va más allá de la más distante estrella,
Y llega al más profundo de los abismos.
Frederick M. Lehman

La más tierna de las características personales de Dios es Su amor. Su Palabra dice: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1 Juan 4:7, 8).
Amor es lo que Dios es- no sólo lo que Dios hace.
La gente habla mucho de amor, pero con demasiada frecuencia se refiere a un amor distorsionado y barato. El amor que aflora en las pantallas de los televisores o en las salas de cine no es sino mera pasión vergonzosa. Aún lo que parecería ser un inocente amor por los niños puede ser solamente una máscara para esconder una conducta sexual impropia.

Hoy en día algunas personas ni siquiera pueden entender el amor. No se conmueven ante la figura de Dios, como un padre amante, porque nunca han experimentado es negligencia, odio y abuso de sus padres.
Cuan refrescante es mirar el amor verdadero, porque es tan diferente. Este tipo de amor puede venir solamente de Dios. Y ese amor es la única razón para que tengamos esperanza.

A Dónde Van Los Animales Cuando Mueren?

A Dónde Van Los Animales Cuando Mueren?

¿Tienen los animales cuerpo, alma y espíritu al igual que los hombres? Si es así a dónde van los animales cuando mueren.

Los animales tienen solamente cuerpo y lo que se da por llamar instinto. Por esto es que se les conoce como seres de orden inferior en comparación con el ser humano.

Cuando Dios creó a los animales, simplemente los hizo como seres vivientes. Esto lo encontramos en Génesis 1:21 que dice: “Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno”

En este acto creativo de Dios, vemos que falta ese elemento tan importante y clave que aparece cuando Dios crea al hombre, nos referimos a la creación a imagen de Dios.

Génesis 1:27 dice: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”

Lo que hace la gran diferencia entre el hombre y los animales, poniendo al hombre en un plano superior a los animales es el hecho que el hombre fue creado a imagen de Dios. Esto no tiene nada que ver con el cuerpo, porque Dios no tiene cuerpo, sino que tiene que ver con la personalidad del hombre, con su alma y con su espíritu.

El hombre fue creado como un ser capaz de experimentar comunión íntima con Dios, como un ser con voluntad, como un ser con intelecto y como un ser con emociones. Esto significa ser creado a imagen de Dios. Nada de esto hubo en la creación de los animales, por eso decimos que los animales son seres vivientes únicamente, seres de orden inferior cuando se los compara con el hombre.

En consecuencia cuando un animal muere, simplemente deja de ser un ser viviente. Parece algo infantil, pero es la realidad. No cabe el pensar en una existencia después de la muerte para seres que no poseen la imagen de su creador.