LA MUJER NO DEBE ENSEÑAR EN LA CONGREGACION

En relación con el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Corintios 14: 34-35, ¿Es solo para los creyentes de esa época y de ese lugar, o para todos los creyentes en general en cualquier época? Explíqueme también el versículo 38 del mismo capítulo.

Leamos el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Corintios 14:34-40, dentro de lo cual está el versículo 38 que es de interés para Usted. Dice así: “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. ¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado? Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Mas el que ignora, ignore. Así que, hermanos, procurad profetizar, y no impidáis el hablar en lenguas; pero hágase todo decentemente y con orden.”

Este pasaje bíblico, establece una clara limitación a la participación pública de la mujer en el contexto de una iglesia local. Debido a que este pasaje bíblico en particular está dentro de la enseñanza de Pablo acerca del uso del don de lenguas, es lógico pensar que Pablo está prohibiendo que la mujer hable en lenguas en la iglesia local.

Pablo instruye en el sentido que si una mujer quiere aprender algo, debe preguntar en casa a su marido porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación. Pablo estaba seguro que una enseñanza así iba a levantar gran polvareda en la iglesia de Corinto, por eso dice que si alguno se considera un genuino profeta o si alguno se considera espiritual reconocerá inmediatamente que esta enseñanza de Pablo proviene en realidad del Señor Jesucristo.

Los que no reconozcan la autoridad del Señor en la enseñanza dada por Pablo, no son dignos que se les reconozca como genuinos profetas o como personas genuinamente espirituales.

Esto es lo que significa el versículo 38 cuando dice: Mas el que ignora, ignore. Una mejor traducción sería: Mas el que ignora, sea ignorado. O como traduce la versión Dios Habla Hoy: “Y si no lo reconoce, el Señor tampoco lo reconoce a él”

Muy bien. La pregunta del millón es la siguiente: Esta enseñanza se aplica solo a iglesia de Corinto y solo para la época cuando les escribió el Apóstol Pablo, o se aplica a todas las iglesias y en cualquier época.

Sobre esto, no existe unidad de criterio ni entre los intérpretes bíblicos ni entre las iglesias.

En cuanto a mí, y reconociendo que no todos estarán de acuerdo conmigo, estoy convencido que es un principio general válido para todas las iglesias y para todas las épocas de la iglesia. He llegado a esta conclusión tanto por lo que dice el pasaje bíblico que ya ha sido leído anteriormente como el pasaje bíblico que se encuentra en 1 Timoteo 2:11-12 donde dice: “La mujer aprenda en silencio con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio”

Las mujeres no han sido llamadas a ocupar el oficio de maestro en la iglesia local. La función de las mujeres en la iglesia local, debe limitarse a lo que dice este texto, es decir, a aprender en silencio.

Las mujeres pueden tener el don de enseñanza, pero deben usar ese don ajustándose a las limitaciones que impone el Nuevo Testamento. Es decir podrán enseñar a otras mujeres, podrán enseñar a los niños, podrán enseñar uno a uno, pero cuando la iglesia está reunida, la mujer debe refrenar el uso de su don de enseñanza. Este es el motivo por el cual las mujeres no deben ocupar el púlpito ni para predicar ni para enseñar, ni para liderar en la iglesia local.

Reconozco que esta posición se va haciendo más impopular cada día, especialmente ante el avance impetuoso del movimiento de igualdad de los sexos y de la liberación femenina. Pero a pesar de ello, es necesario mantenerse en lo que la Biblia enseña. Después de todo, no siempre la interpretación gramático, histórico y literal de la Biblia ha sido aclamada por las masas.