¿Donde pasó Cristo parte de su juventud antes de ir al cielo, debe haber una historia?


Historias en cuanto a la juventud y niñez de Jesús, según tengo entendido, hubieron varias pero estas nunca fueron aceptadas por la iglesia como genuinas ni dignas de aceptación por estar llenas de fantasias. La mejor fuente de información que tenemos acerca de Jesús es la Biblia y esta es silente con respecto a los años de niñez desde su nacimiento hasta los doce años y después de los doce años hasta el comienzo de su ministerio cerca de los treinta años de edad. Todo lo que podemos saber o deducir respecto a la niñez de Jesús viene de la Biblia y las costumbres de los judios para ese tiempo.

Aun así, tampóco todo lo que sucedió durante el ministerio de Jesús está escrito en la Biblia. El apóstol Juan nos escribe que el propósito de su libro (El evangelio según San Juan) que es el de dar a conocer que Jesucristo es el Hijo de Dios para que creamos en su nombre y seamos salvos y que si se fuera a escribir todas las cosas que Jesús hizo y dijo no fueran suficientes todos los libros del mundo de aquel tiempo.

La Enciclopedia Católica dice lo siguiente respecto a la niñez de Jesús:

B. La vida escondida de Jesús

Fue en la seclución de Nazareth donde Jesús paso la mayor parte de su vida terrenal. Los records inspirados son muy reticentes en cuanto a este periodo: Lucas, 2:40-52; Marcos 6:3; Juan 6:42; 7:15, son los únicos pasajes que hacen referencia a este vida escondida. Algunos de ellos nos dan una vista general de la vida de Cristo: “el niño crecio, y creció en fuerza y sabiduría; y la gracia de Dios estaba con el” es un breve resumen de los años que siguieron al retorno de la Santa Familia despues de la purificación ceremonial en el Templo. “Jesús crecia en sabiduria, y en edad, y gracia con Dios y los hombres”, y El “etaba sujeto a ellos” forman el recuento inspirado de la vida de Cristo en Nazareth depues que había llegado a la edad d doce años. “Cuando tuvo el tenía doce años” Jesús acompañó a Sus padres a Jerusalem, ‘de acuerdo a la costumbre de la fiesta’; Cuando volvian, el muchano Jesús se quedo en Jerusalem; y sus padres no lo sabían”. Despues de tres dias, ellos lo encontraron en el templo, sentado en el medio de los intérpretes, oyendoles y haciendoles preguntas”. Fue en esta ocasión cuando Jesús habló las únicas palabras que nos han llegado del periodo de su vida escondida: “¿Como es que me buscais? ¿No saben ustedes, que en los negocios de mi Padre [o, “en la casa de mi Padre”] me es menester estar? Los judios nos dicen que Jesús no había recibido entrenamiento de las escuelas Rabínicas de entrenamiento: “Como sabe este hombre de letras, sin haber estudiado?” La misma pregunta es hecha por la gente de Nazareth, quienes añaden, “¿No es este el carpintero?” San Justino es la autoridad que refiere que Jesús hizo especificamente “arados y yugos”(Contra Tryph, 88). Aunque no es certero si en el tiempo de Jesús existian escuelas elementares en las comunidades judias, puede ser inferido de los evangelios que Jesús sabía leer (Lucas 4:16) y escribir (Juan 8:6). En una temprana edad El debió haber aprendido el llamado Shema (Deuteronomio 6:4), y el Hallel, o Salmos 113-118 (Hebreo); El debió estar familiarizado con las otras partes de las Escritutas tambien, especialmente los Salmos y los Libros Proféticos, ya que El constantemente hacia referencia a estos en su vida pública. Tambien se afirma que Palestina en el tiempo de Jesucristo era practicamente bilingue, asi que Cristo tuvo que haber hablado Arameo y Griego; las indicaciones de que el conocía el Hebreo y Latin son mas bien improbables. Las enseñanzas públicas de Jesús demuestran que el era un buen observador de las vistas y los sonidos de la naturaleza y de los hábitos de distintas clases de hombres. Pues estos son fuentes usuales de sus ilustraciones. Para concluir, la vida escondida de Jesús extendida através de treinta años es muy distinta a lo que uno esperaría en el caso de una persona Quien es adorada por sus seguidores como su Dios y reverenciada como su Salvador, esta es una prueba indirecta de la credibilidad de la historia de los evangelios.

La Biblia es un libro con un mensaje espiritual y aunque contiene mucha historia, no es un libro histórico en su propósito principal. El fin de la Biblia es el dar a conocer al hombre algo sobre Dios y como el se preocupa por la humanidad y como esta a su vez puede allegarse y obtener una relación con El y la salvación final en una vida eterna junto a El.

Originally posted 2011-10-03 22:00:57. Republished by Blog Post Promoter

Yo Quiero Ir Al Cielo Cuando Muera


Yo quiero ir al cielo cuando muera, ¿y Ud?
Si Ud. Preguntara a alguien cómo llegar al cielo, ¿qué respuestas obtendría?
Alguien podría responder, “únase a mi iglesia y Ud. Irá al cielo.”
Otro podría decir, “No, Ud. Solamente necesita hacer el bien, y llegará al cielo”
La gente tiene tantas opiniones. ¿Quién está en lo correcto?
Pero Ud. No debe preocuparse por lo que dice la gente. Si hay alguien que sabe como llegar al cielo, ¡ése debe ser Dios!
¿Qué es lo que Dios dice sobre esto en su Palabra, la Biblia?

EL AMOR DE DIOS

El amor de Dios es tan grande
Que lengua o pluma no puede describir,
Va más allá de la más distante estrella,
Y llega al más profundo de los abismos.
Frederick M. Lehman

La más tierna de las características personales de Dios es Su amor. Su Palabra dice: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor” (1 Juan 4:7, 8).
Amor es lo que Dios es- no sólo lo que Dios hace.
La gente habla mucho de amor, pero con demasiada frecuencia se refiere a un amor distorsionado y barato. El amor que aflora en las pantallas de los televisores o en las salas de cine no es sino mera pasión vergonzosa. Aún lo que parecería ser un inocente amor por los niños puede ser solamente una máscara para esconder una conducta sexual impropia.

Hoy en día algunas personas ni siquiera pueden entender el amor. No se conmueven ante la figura de Dios, como un padre amante, porque nunca han experimentado es negligencia, odio y abuso de sus padres.
Cuan refrescante es mirar el amor verdadero, porque es tan diferente. Este tipo de amor puede venir solamente de Dios. Y ese amor es la única razón para que tengamos esperanza.

LOS MANSOS RECIBIRAN LA TIERRA O EL CIELO POR HEREDAD

En Hebreos 13:14 se dice que los creyentes esperan una ciudad por venir. Me imagino que se referirá al cielo. Si es así, ¿Por qué entonces Mateo 5:5 dice que los mansos recibirán la tierra, no el cielo, por heredad?

Leamos el texto en Hebreos 13:14 donde dice: “porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir.”

Jerusalén es una ciudad muy querida y apreciada para los que servían en el templo. Era el centro geográfico de la vida de Israel en todo sentido. Pero los creyentes no tenemos una ciudad semejante en la tierra. Nuestro corazón y nuestro anhelo están en una ciudad fuera de la tierra. Es la Jerusalén celestial, el cielo mismo, donde está el Cordero de gloria.

De modo que, efectivamente, los creyentes esperamos la eternidad en el cielo, no en la tierra.

Ahora consideremos el texto en Mateo 5:5 donde dice: “Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad”

Bienaventurados o extremadamente felices son los mansos. Una persona mansa es aquella que confía absolutamente en Dios y desconfía totalmente en ella misma. La señal de un hombre manso es que reconoce la autoridad divinamente constituida y se somete a toda manifestación de ella. Está sujeto a la autoridad del gobierno; está sujeto a la autoridad del patrón; está sujeto a la autoridad en el hogar; está sujeto a la autoridad en la iglesia.

La rebelión en contra de cualquier autoridad divinamente constituida es rebelión contra Dios. Alguien que se rebela a la autoridad no es un hombre manso, puesto que la mansedumbre significa sumisión a Dios y confianza en Dios.

Este carácter es contrario a la tendencia natural de la carne. La carne incita al creyente a confiar en sí mismo, incita a criticar a las autoridades y a rebelarse contra ellas porque, según la carne, son injustas o están equivocadas.

Para los mansos existe una recompensa. La recompensa es que recibirán la tierra por heredad. Esto es interesante. Aunque ellos no lo buscaron, como premio recibirán control sobre algo que todos quieren controlar. La tierra. Está por venir el tiempo cuando los creyentes, quienes debemos ser mansos, estaremos reinando juntamente con Cristo en la tierra por mil años, en lo que se llama el reino milenial.

Cuando transcurran esos mil años, Dios hará nuevas todas las cosas, creará cielos nuevos y tierra nueva en los cuales mora la justicia. Será el estado eterno. Será la ciudad celestial que todos los creyentes estamos esperando. El destino eterno de los creyentes es el cielo, no la tierra. El reinar sobre la tierra solamente durará mil años. ¿No le parece hermoso?